Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 19
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'El año más violento' - El reino inevitable

    'El año más violento'  -  El reino inevitable

     

    La construcción de un reino siempre conlleva conflictos. Externos e internos. No hace falta haberse visto en esa situación para ser consciente de que dar forma a un ser todopoderoso desde la bondad, la coherencia y el sentido común, es algo imposible. Ocurre lo mismo en el desarrollo de cualquier imperio, político, social, religioso... Las líneas se van haciendo a cada paso más finas y el equilibrio empieza a peligrar entre el deseo, la ambición y la pura y dura necesidad. 'El año más violento', la tercera y mejor película del joven J.C. Chandor plasma una reflexión contundente, elegante y tensa partiendo del thriller más clásico y llegando al eco más contemporáneo posible. La oveja entre los lobos y la carnicería en la habitación trasera, limpiarse las manos con agua fresca mientras la sangre corre al otro lado del teléfono, saber escuchar el sonido de un arma sin dejar de prestar atención a los números rojos más pequeños del contrato. Un retrato de la América de comienzos de los ochenta y su manoseado sueño adjunto en el inicio de su decadencia. Un país que, un poquito más rápido que el resto del mundo, comenzaba a despertar de manera abrupta. A algunos los pilló con la lección bien aprendida, anticipados al derrumbe cotidiano, mientras que otros tuvieron que tomar apuntes a marchas forzadas. Entre todos, una misma sensación, el debate interno librado entre la ética y la moral, lo correcto y lo incorrecto. Supervivientes que, aún hoy, necesitan de máscaras puntuales para continuar defendiendo su mensaje de que, el camino más favorable, es aquel que se recorre desde la buena intención, sin trampas, a pecho descubierto.

     

    Chandor destapa el tarro de las esencias de su cine, es decir, el ritmo pausado pero intenso, la atmósfera cargada con los elementos simples, el montaje medido al milímetro, la factura impecable y la puesta en escena más clásica, incluso teatral por momentos, para conseguir una de las películas américanas más potentes de los últimos meses. Influida por el thriller más carismático de la década de los setenta, cortante, despreocupado por las prisas, consciente de la necesidad del tiempo para desarrollar a sus personajes, construir sus personalidades, entender sus motivaciones, reflexionar sobre cada uno de sus movimientos, 'El año más violento' captura una época a través del pulso firme de un director distinto, arriesgado. Cada una de sus películas establece un vínculo diferente con el espectador aunque no deje de hablar de un tema central tan elemental como la búsqueda de la integridad moral del ser humano en las circunstancias más conflictivas. Ya puede ser una crisis económica, un barco a la deriva o, aquí, el mantenimiento de un imperio que parece imposible de llevar a cabo sin caer en el lado oscuro. 

     

    Todo ello está representado a las mil maravillas en las interpretaciones de Oscar Isaac y, especialmente, Jessica Chastain. Sobre ellos recae el peso casi total de la cinta, una responsabilidad que justifican con cada uno de sus gestos, sus miradas, sus silencios. Dos trabajos soberbios que llevan a 'El año más violento' a formar parte esencial del catálogo de películas imprescindibles de los últimos años acerca del sector oscuro del sueño americano, de las deudas que toca pagar tras los grandes edificios, las grandes compañías, las grandes ciudades. Una película con aroma a clásico, inspirada en grandes cineastas, más allá del citado Lumet podemos econtrar ecos del Polanski de 'Chinatown', del Cronenberg de 'Promesas del Este' o del Scorsese más evidente, que contiene las suficientes dosis de fuerza y carisma como para ser reconocida en toda su esplendorosa personalidad. Tras un debut sobrevalorado y un segundo trabajo notable, Chandor ha entregado su primera gran obra. Aquella que usa las armas del gran cine para hablar del reino inevitable. Y de lo inevitable del reino.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook