Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 16
    Julio
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cine Murcia

    'Del Revés' - El arte más conmovedor

    'Del Revés'  -  El arte más conmovedor

     

    Escribir sobre 'Del revés' es tan complicado como hacerlo sobre los sentimientos y el lado más profundo del alcance emocional que puede conseguir el arte. Puede sonar complejo. Lo es. Así que empecemos por los culpables de, adiós frases muertas, una de las mejores películas de animación de la historia del cine. Puede sonar exagerado. No lo es. Los chicos de Pixar necesitaban, al parecer, un año sabático para regresar haciendo volar por los aires la puerta grande. Instalados en la excelencia pese a algunos baches que se pueden contar con la mitad de los dedos de una mano, la factoría de obras maestras más contundente de las últimas dos décadas se lanzan hacia el más difícil todavía hablando de los cambios sentimentales que sufre el ser humano cuando da el salto de la infancia a la pubertad. Puede sonar ambicioso. Y, viendo el resultado final, parece lo más sencillo del mundo. Porque, sí, lo han vuelto a hacer, han vuelto a colocar el listón a la altura del infinito (y más allá) y, de paso, han construido la reflexión más bonita, divertida, tierna, ingeniosa y, claro, emocionante, sobre esa locura que es crecer. 

     

    Construida en base a dos historias paralelas, concentradas en el exterior e interior mental de una niña, 'Del revés' consigue sobrepasar las expectativas creadas ante una idea tan genial, nacida en la mente de Pete Docter, responsable de, atención, 'Monstruos S.A.' y 'Up'. Lo mejor del espíritu Pixar está más que presente a lo largo de la aventura que protagonizan, especialmente, Alegría y Tristeza, acompañadas por Ira, Miedo y Asco, quintento de lujo para comprender la tormenta de sensaciones, cambios de estación en la cabeza y el corazón que sufre la pequeña Riley tras enfrentarse a un cambio vital que le dará el primer empujon para madurar. Un punto de partida que, en su desarrollo, termina por confirmar que estamos ante la película más adulta de Pixar hasta la fecha. Eso no quiere decir, ni mucho menos, que los más pequeños no se lo vayan a pasar pipa a lo largo de una aventura repleta de color, extraordinaria imaginación e implacable sentido del ritmo, pero serán los mayores aquellos a los que, de un modo más especial, les robe más de una sonrisa cómplice. Y alguna que otra lágrima.

     

    Porque es absolutamente asombroso la capacidad que encontramos en 'Del revés' para ofrecer un reflejo tan fiel, complejo y profundo sobre la psicología infantil cuando, de repente, deja de serlo. Los miedos, las dudas, la sorpresa, esas sensaciones tan extrañas que provocan los cambios inesperados, los sueños, las pesadillas, los temores y las ambiciones, el primer amor, el deseo, el peso que empiezan a tener los recuerdos, la rabia, la incomprensión. Necesitaríamos más de dos críticas para enumerar todas las sensaciones que se dan a lo largo de una película que no necesita poco más que hora y media para mostrar todo lo que ha pasado y pasa en nuestra cabeza. En esta ocasión, son los ojos de Riley los que llenan la pantalla con su poder evocador pero podríamos ser cualquier de nosotros los protagonistas. Y por eso, 'Del revés', con sus riesgos aceptados, sus escenas inolvidables, sus personajes antológicos, sus secundarios de oro, su maravillosa banda sonora, obra de ese genio llamado Michael Giacchino, su precioso acabado visual y, por encima de todo, su profundo valor extra cinematográfico, termina siendo, primero, una de las cimas más evidentes de Pixar hasta la fecha y, por otro, una de las películas de animación más humanas de la historia. Un trabajo incapaz de envejecer, un logro que, dentro de veinte, treinta, cien años, se seguirá disfrutando como el primer día, seguirá provocando aplausos, continuará emocionando generación tras generación, no dejará de contar, como nadie ha hecho hasta ahora, la importancia de la melancolía en nuestras vidas. Pixar ha sido, es, única a la hora de mezclar la sonrisa y la lágrima. Ahora nos cuentan, desde dentro, la manera en la que se consigue. Y lo hacen a través del arte más conmovedor. Un clásico.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook