Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 12
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Tipos legales' - Esperando el siguiente bis

    Que sí, que cuando uno tiene un estatus como el de estos tres señores llamados Al, Christopher y Alan y apellidados Pacino, Walken y Arkin, respectivamente, puede permitirse bajar el pistón, colocar el piloto automático, cobrar el cheque y mirar a otra parte, cometer el crimen y no aparecer por el juicio, escapar de la persecución de las alabanzas y colocar su nombre por encima de títulos, carteles promocionales y publicidad varia. El problema es que, salvo los últimos años de Arkin y Walken, lo de Pacino es digno de análisis. O todo lo contrario. Si él es perezoso y no se preocupa demasiado por los papeles que escoge, ¿por qué un crítico debería perder el tiempo haciéndolo? Con todo, 'Tipo legales' es casi un Shakespeare comparada con sus últimos trabajos que, recordemos, son 'Jack y su gemela' , 'Policias de Queens' y 'Asesinato justo', donde compartía dosis de vergüenza ajena con Robert de Niro, paralelismo exacto en esto de destrozar carreras (propias). Pero si olvidamos todos estos desastres, algo complicado de hacer si se ha tenido la desgracia de verlos y sufrirlos, nos encontramos con una película cuyo mayor mérito es convertir en muy mediocre algo que podría haber sido, al menos, simpático.

     
    'Tipos legales' no es divertida, ni autoreferencial, ni crepuscular, ni entretenida, ni emocionante, ni nada. Una historia de camaradería y amistad que prefiere centrar más de la mitad de su metraje en chistes sobre la actividad sexual en la tercera edad, gags sobre viagras e inyecciones en el pene que provocan más tristeza que sonrisas. Estos actores no se merecen algo así. O sí. Ellos lo han elegido. E imagino que ya pueden hacerse un cuarto de baño nuevo en la masión, o pagar el colegio a los nietos, vaya usted a saber. De las ruinas se puede salvar la interpretación de Walken, alguien al que uno nunca se cansa de ver y escuchar, la presencia de Pacino y el carisma de Arkin, es decir, lo que venía en el contrato, lo mínimo de lo mínimo. Más allá de eso, la nada, la tontería, el topicazo, la rutina, el olvido. 
     
    ¿Momentos buenos? Alguno hay. Se puede intuir algo de lo que podría haber sido 'Tipos legales' en las conversaciones de bar entre sus personajes, en las reflexiones sobre el paso del tiempo, en la mirada de estos intérpretes a los que uno desea una vejez extensa en la cual puedan encontrar mejores trabajos, películas a su altura, historias que les permitan lucirse en su mayor esplendor. Por desgracia, esta última noche de fiesta, drogas, sexo y rock and roll, o soul en este caso, solamente deja una resaca en forma de canción de Bon Jovi. Cansina, molesta, intrascendente. Y a estas alturas del concierto, lo que uno espera que estos tres tenores se marquen es un 'My way' como Dios manda. Esperemos al siguiente bis. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook