Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 16
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'The Amazing Spiderman' - Oportunidad y oportunismo

    Juzgar lo que es necesario o innecesario en el cine parece algo, cuanto menos, complejo. El don de la oportunidad, que no oportunismo, de algunas películas y sus correspondientes secuelas, la sobrexplotación de otras, sagas que regresan cuando todo indicaba que se las esperaba con los brazos abiertos para luego darse batacazos históricos. Nadie puede saber realmente el gusto del espectador, el hambre cinéfilo y sus apetencias depende de demasiados factores personales y externos como para intentar estudiarlos como si de una estrategia bélica se tratase. ¿Necesitaba la franquicia de Spiderman reinventarse? Si analizamos el momento en el que se encontraba la visión que Sam Raimi había dado al personaje, y teniendo en cuenta una tercera entrega convertida en placer culpable para muy pocos en vez de película de superhéroes alabada por multitudes, pues sí, un lavado de cara al hombre araña no parecía tan descabellado. Sin embargo, si nos basamos en criterios de tiempo y cercanía, la última entrega había llegado hace cinco años por lo que el recuerdo estaba demasiado presente. En definitiva, entre unas cosas y otras, la pereza que se podía palpar entre el respetable ante el reinicio de una saga que, vistos los resultados de 'The Amazing Spiderman', no era tan mala idea.

     

     
    Marc Webb, responsable de '(500)Días juntos', una de las joyas románticas más brillantes de la última década, sorprendía como director elegido para esta resurrección y Andrew Garfield convencía desde el principio para llevar a cabo una labor bastante asequible por delante, la de superar a Tobey Maguire como héroe, primero, y como Peter Parker después. Emma Stone, cada vez más omnipresente en el panorama hollywoodiense, como Gwen Stacy y Rhys Ifans como el Lagarto, se presentaban como bases sobre las que sustentar el reto. Y casi todo funciona en una película de superhéroes injustamente presentada como una visión más seria de Spidey, supuestamente influenciada por el excelso trabajo de Christopher Nolan en 'Batman Begins' y, principalmente 'El Caballero Oscuro', referente constante y rival que batir. 'The Amazing Spiderman', pese a estar lastrada por un prólogo dubitativo y algo frío, seguido además de un puñado de escenas innecesarias, como casi todas aquellas en las que Parker comienza a descubrir sus poderes, arranca cuando Garfield se pone el traje. A partir de ahí, los temores desaparecen y queda abierta la vía del disfrute más palomitero, más vibrante, entretenimiento puro y duro con ligeros baches, un villano al que no se le da toda la cancha que merecía, pero que hace olvidar sin problema alguno sus precedentes. 
     
    Menos conseguida que 'Los Vengadores', una de las películas más redondas de lo que llevamos de año y lo mejor que ha salido nunca de la fusión de Marvel y el cine, y lejos de la profundidad dramática de la nueva trilogía de Batman, el Spiderman de Webb, autor al que no le viene demasiado grande el traje de artesano del espectáculo y que consigue otorgar algo de intensidad a las relaciones de sus personajes, se presenta como notable (re)inicio, que no revisión, de una saga repleta de posibilidades para un futuro ya marcado por dos secuelas firmadas. La química entre Stone y un genial Garfield, reitero, mucho mejor Spiderman y Peter Parker que Maguire, la épica emocional descubierta en sus últimos, y mejores, minutos y la galería de personajes por descubrir, confirman que 'The Amazing Spiderman' es más necesaria de lo que se podía intuir. O, al menos, más oportuna que oportunista, más satisfactoria que decepcionante. Más Spiderman que nunca. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook