Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Skyfall' - Deudas con Bond

    Cincuenta años son muchos años. Veinte y tres películas son muchas películas. James Bond es mucho James Bond. Nunca he sido un admirador del personaje creado por Ian Fleming, ni de sus historias, las cuales me parecían un divertimento para pasar el rato sin la mayor profundidad, ni de sus adaptaciones cinematográficas. Si bien es cierto que la primera etapa de Sean Connery contaba con alguna joya ('Dr.No' o 'Goldfinger' se conservan realmente bien) no soy capaz de encontrar casi nada salvable en toda la etapa posterior hasta llegar al 'Goldeneye' de Pierce Brosnan, film que abría las puertas a una nueva esperanza que se vió traicionada con las sucesivas entregas, las cuales llegaron al punto máximo de ridículo en 'Muere otro día', donde el personaje quedaba herido de muerte por la (auto)parodia y la estética desfasada de una franquicia que no había sabido envejecer y a la que sus alumnos, comandados por el superdotado Jason Bourne, superaban a base de, simple y llánamente, cine. Que Bond necesitaba un lavado de cara similar al que Christopher Nolan había realizado con Batman era tanto una opción como una evidencia. El primer cambio, radical, Daniel Craig, posibilidad impensable convertida en certeza triunfal, se nos presentaba como un nuevo 007, más humano, afectado e intenso, en la notable 'Casino Royale', película tan sobrevalorada como necesaria para iniciar una carrera de fondo que tras el serio traspiés que supuso su continuación, la soporífera 'Quantum of Solace', alcanza su total plenitud en 'Skyfall', no solamente el mejor James Bond que se ha visto en décadas, sino una de las películas más redondas estrenadas en 2012.

    Tengo la tentación de afirmar con contundencia que esta nueva entrega del espía más famoso de la Historia del Cine es la más lograda de toda la saga y, la única razón por la que no me atrevo a hacerlo es por no haber podido ver todas las películas que dan forma al extensísimo catálogo 'Bondiano'. Sin embargo, resulta complicado pensar en un trabajo más compacto, intenso y apabullante en forma y contenido que esta 'Skyfall' que empieza triunfando tras las cámaras. Contar en la silla del director con Sam Mendes, responsable de, entre otras, tres obras maestras llamadas 'American Beauty', 'Camino a la perdición' y 'Revolutionary Road', es apostar sobre seguro y, claro, la jugada no sale mal. El realizador británica aporta elegancia y maestría a una película que, si era un mero encargo, no lo parece bajo ningún concepto. Brillante en las escenas más íntimas, Mendes subraya su poderío en los momentos de acción, épicos y estéticos, trepidantes e hipnóticos, demostrando un pulso perfecto para el cine espectáculo. Por otro lado, frente a la cámara, tampoco encuentra 'Skyfall' el error. Daniel Craig no ha estado mejor en ninguna de sus entregas como Bond, mientras que observar como la enorme Judi Dench se convierte en casi protagonista es todo un regalo para los amantes de la interpretación. Y, después, está Bardem.

    El actor español no solamente compone un (otro) villano absolutamente memorable sino que eleva la película a otro nivel, como hacía, volviendo al universo Nolan, el Joker de Heath Ledger, personaje con el cual se puede trazar más de un paralelismo. Tras la sonrisa del archienemgio Silva, de sus gestos, sus acciones, su dolor absoluto, su amor traicionado, se encuentra la imponente figura de un actor anclado en la excelencia desde hace bastantes años, capaz de hacer casi de todo y  hacerlo bien. Él es uno de los puntos altos de una película en permanente in crescendo, pese a comenzar a un altísimo nivel, que termina redondeando su misión de reinventar, reconstruir y moldear un héroe con las pistas que ha ido recogiendo a lo largo de cincuenta años con un desenlace que la acerca al clásico. Los gloriosos guiños al pasado suenan a despedida ante un nuevo comienzo que, ahora sí, genera pocas dudas. Se desconoce quien recogerá el testigo pero, de momento, los fanáticos de James Bond están en deuda con Sam Mendes, Daniel Craig, Judi Dench y Javier Bardem. Los que amamos el buen cine, también. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook