Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 26
    Diciembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Invencible' - Supervivencia fallida

     

    ¿Qué ha fallado? Complicado saberlo. Angelina Jolie, buena actriz ensombrecida, para bien y para mal, por las dimensiones de su faceta de celebridad total, tenía todas las piezas del puzzle, todas, para dar en la diana con 'Invencible'. Los medios, las expectativas y, por encima de todo, una historia real, la de Louis Zamperini, que contiene todos los elementos dramáticos existentes para construir un relato épico y emocionante. Infancia traumática, superación personal, triunfos deportivos sobre la bocina, supervivencia extrema y tortura. Mucha tortura. Toda la tortura posible. Sin embargo, Jolie falla. Y lo hace, básicamente, por una suma de indecisiones que terminan por lastrar más de dos horas de metraje que terminan siendo muchas. Demasiadas. ¿Sobriedad o espectáculo? ¿Sutileza o subrayado? ¿Clasicismo o contundencia? De todo y de nada. Es una película fallida que, sin embargo, parece ser consciente de ello, intentando luchar por conseguir ser algo más que un conjunto de influencias evidentes, homenajes inoportunos, sobras de 'Forrest Gump', 'Náufrago' o 'El imperio del sol'. Falta personalidad, garra, tensión, emoción. Todo aquello, en definitiva, que se daba por hecho, el valor esencial, la virtud que creíamos que no faltaría. 

    Con una primera mitad en la que se condensan todos sus (pocos) aciertos, especialmente en las secuencias que transcurren en mitad del océano, 'Invencible' entra demasiado pronto en una especie de letargo eterno, completando el despropósito con monumentos aislados a lo lacrimógeno, incapaz de alzar el vuelo, una búsqueda constante de esa solemnidad perdida en sus numerosos puntos muertos. Entre las pocas buenas noticias, queda para el recuerdo una interpretación, la de Jack O 'Connell, que se eleva por encima del conjunto, suponiendo un pequeño triunfo para una película lastrada por un ritmo más que irregular. No ayuda en absoluto un libreto, firmado entre otros por los mismísimos hermanos Coen, repleto de tópicos y lugares comunes. No cuesta demasiado imaginar a los buenos de Joel y Ethan escribiendo con un piloto automático gigante sobre sus cabezas. Por su parte, Jolie intenta dotar de alma el conjunto con alguna idea visual más o menos conseguida pero termina derrotada por una historia que cae en la reiteración constante. Una escena repetida hasta la saciedad, un golpe de efecto que funciona la primera vez pero que, a la décima, termina cansando considerablemente. De su transfondo y moraleja religiosa, mejor no hablar.

    Desde el comienzo, 'Invencible' decide no mojarse y quedarse en la superficie, apostar por el artificio, no profundizar en las consecuencias psicológicas de su protagonista, ver más allá de sus heridas, convertir su historia en algo más que un retrato superficial, básico y facilón sobre el coraje, la capacidad para sobrevivir de una manera, casi, increíble. Si la intención era ofrecer una película de corte clásico, un viaje hacia el recuerdo del gran cine épico de toda la vida, se puede ser contundente con la respuesta. No, para nada. Si lo que se pretendía era dar forma a un blockbuster académico que emocionara a público y crítica, tampoco. ¿Qué es entonces 'Invencible'? Una película fallida. Una oportunidad perdida. Una pena. Una historia humana que está muy por encima de su adaptación cinematográfica. Un trabajo, en definitiva, que habla de la supervivencia pero que, paradójicamente, no consigue sobrevivir al peso de sus aspiraciones, al tamaño de su indecisión. Nadar entre dos aguas llegando a una sola orilla. La de la indiferencia. 

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook