Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 17
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Brave' - Magia intacta

    Un juguete silenciado por las circunstancias alza el brazo al cielo despidiéndose de su compañero de vida. Dos robots bailan enamorados sobre extintores mientras una sociedad sedada por el progreso (re)descubre el contacto físico, el placer de la conversación con el otro, la mirada frente a frente. Un crítico maquiavélico e insobornable regresa al calor de su infancia, al aroma de los platos recién hechos de su madre, a la caricia junto al tenedor, tras probar el plato maestro elaborado por una rata cocinera. Un anciano lanza el libro de recuerdos junto al amor de su vida para continuar hacia delante, observar con firmeza el futuro rindiendo emotivo tributo a lo vivido. Cada una de estas escenas, de estos momentos de genialidad extrema, son los que han convertido a Pixar en referente cinematográfico, en listón insuperable para los competidores del mundo de la animación, empeñados en alcanzar lo, hasta ahora, inalcanzable, la mezcla de la magia, inteligencia, emoción, la risa y la lágrima, una fórmula mágica que la compañía de John Lasseter ha sabido combinar como nadie en el mundo del cine, sector humano incluido, en los últimos años. Tras el abrumador cuarteto de obras maestras consecutivas que regalaron al mundo, ‘Ratatouille’ (2007), ‘Wall E’ (2008), ‘Up’ (2009) y ‘Toy Story 3’ (2010), todas y cada una de ellas entre las tres mejores películas de sus respectivos años, y de la infravalorada ‘Cars 2’, secuela que superaba en todo a su predecesora, aún hoy su trabajo menos conseguido, Pixar regresa con ‘Brave’ una fantasía medieval que se ha encontrado con unos discretos resultados en la taquilla norteamericana y una recepción crítica bastante fría, algo completamente injusto, pero previsible, una vez confirmado que los principales enemigos de la compañía del flexo saltarín son, precisamente, sus logros pasados.

    A pesar de la insistencia de venderla como tal, ‘Brave’ no es un Pixar menor. Aunque bien es cierto que no alcanza las cotas de excelencia de sus trabajos más emblemáticos, la historia de Mérida, primera protagonista femenina de la compañía,  está repleta de las virtudes marca de la casa, es decir, dosis de acción perfectamente equilibrada en el relato, un humor más slapstick y alocado de lo que nos tienen acostumbrados, perfección técnica, capacidad para cautivar desde la sencillez, en este caso ampliada por la épica del relato, y unos personajes, secundarios y principales, llenos de carisma y personalidad. Lástima que el guión flojee en algunos compases de su segunda mitad, originado por un giro de guión tan arriesgado como, en el fondo, tópico, que no tradicional. Porque hay quien afirma que ‘Brave’ es más Disney que Pixar, apoyándose en la teoría del clasicismo que inunda el relato, desviando la mirada de la vuelta de tuerca total que se hace de los cuentos con princesas y príncipes azules, malvadas madrastras y besos en el último minuto. No, ‘Brave’ apuesta por la independencia, la furia juvenil, el entusiasmo descontrolado, la ambición de conseguir lo que uno ansía sin pensar en las consecuencias, el inconformismo y la falta de comprensión creada por el enfrentamiento entre lo que se debe y lo que se desea. Una visión atemporal en la que el destino individual y la tradición impuesta desarrollan una batalla apasionante, otorgando la victoria a la decisión personal.

    Emocionante y divertida, ‘Brave’ conseguirá el ya clásico consenso entre mayores y pequeños, que disfrutarán de una nueva obra sobresaliente facturada por un estudio cuya capacidad para deslumbrar sigue intacta y que les reafirma en su lugar, el trono de un cine de animación en su época más dorada. El año que viene, cuando volvamos al maravilloso universo de otra joya, ‘Monstruos S.A.’, que estrenará su precuela, echaremos la vista atrás, en el recomendado repaso a los precedentes Pixar, para analizar en que puesto queda finalmente esta película de acabado impecable, emotividad sencilla y contagiosa, diversión para todos los públicos y mensaje inspirador . Y sumaremos una nana cantada a dos voces, un discurso de comprensión frente al caos y las miradas furtivas y cómplices entre una madre y su hija, a la colección de momentos geniales de una compañía cuyo legado ya es eterno, un regalo impagable para los que entienden el cine como fábrica de sueños y emociones. La excelencia sigue en su sitio. La magia también.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook