Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 17
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Blue Jasmine' - Un brindis más

    Parece que este año toca. Ahora sí. En este juego tan absurdo que se trae más de uno, y de dos, cada 365 días toca someter a juicio a Woody Allen. Repito, a Woody Allen. Como si no tuvieramos ejemplares mucho más dignos de estudio, nos empeñamos en evaluar la necesidad de un trabajo anual del neoyorquino con lupa, insistencia y exageración. Porque, claro, de tanto tensar la cuerda al final los dos ejércitos quedan bastante identificados. La defensa a ultranza o la crítica desmedida, pocos términos medios con un tipo enamorado de su trabajo hasta límites insospechados. ¿Descansar? No, gracias. Más de tres décadas regalando películas, mayores o menores, gigantes y livianas, David y Goliat, Jekill y Mr.Hyde. Genio y figura. Y crítica y público alabando y silenciando, aplaudiendo y pataleando, sentenciando y abrazando. Cada año lo mismo. Cada estreno los nervios, las ganas, las expectativas y dos opciones: "Ha vuelto el mejor Woody Allen" o "Toca plantearse la jubilación". Él asegura no leer ni una sola crítica y solamente intentar hacer una buena película, aislándose por completo de las distintas reacciones pero, aún así, no es dificil imaginar su sonrisas cuando ha visto que su último trabajo, 'Blue Jasmine', no para de recibir alabanzas. Algo que, para muchos despistados, no ocurrió hace tanto por última vez. De hecho, hace exactamente dos años, con esa maravilla que es 'Midnight in Paris', ya estabamos alzando la copa y brindando por la vuelta al hogar del Maestro. Pues nada, toca sacar otra botella.

     
    Evitando comparaciones, no ya con su etapa (más) gloriosa, sino con sus últimas películas, 'Blue Jasmine' nos trae a un Allen diferente y, a la vez, perfectamente reconocible. Diferente porque la actualidad, rabiosa e implacable, está más presente que nunca. El contexto económico y social en el que nos encontramos inmersos, se cuela por la trama como punto de partida y permite una reflexión profunda sobre el modo en el que nos está afectando. A todos. Las falsas apariencias, los mundos ficticios en el que muchos se han empeñado en instalarse, las maletas sin abrir, siempre a la espera de regresar a un lugar de ensueño que, seguramente, jamás existió. Olvidamos los grises y nos centramos en el blanco y negro, obviando las consecuencias. Pisar el cielo sin plantearnos la más que probable caída a los infiernos. Todo contado, expresado, sufrido de una manera magistral por Cate Blanchett, que ofrece un absoluto recital de matices, miradas, silencios y monólogos para el recuerdo en la que es, por un lado, la mejor interpretación de su carrera y, por otro, una demostración más de la capacidad de Allen para regalar personajes femeninos memorables. A la altura de una Annie Hall, sin lugar a dudas. 
     
    Ella guía una trama en la que también están presentes las señas de identidad de su autor. El humor neurótico, el desequilibrio mental, el amor triste y esperanzador, el dolor profundo del engaño o la venganza, se encuentran en una película sobresaliente, mucho más oscura de lo que puede parecer, contada con maestría, poseedora de alguno de los momentos dramáticos más potentes de la filmografía de un genio que continúa construyendo una carrera, sencillamente, incomparable. Con todo, dentro de un año tocará volver a evaluar los méritos y errores de Woody Allen. Aunque, mejor pensado, que se encarguen otros de ese trabajo. Un servidor seguirá esperando su cita anual con la ilusión incansable del que espera el encuentro con uno de los cineastas más importantes de la Historia del séptimo arte. Casi nada. Mientras tanto, nos queda un brindis más y el sabor de excelencia de 'Blue Jasmine', una película que nos trae a un Allen más actual que nunca. Tan imprescindible como siempre. 
     
     
     
     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook