Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 05
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Antes del anochecer' - En el cine y en la vida

     A la hora de escribir una crítica siempre me gusta hacerlo con la ayuda de la banda sonora de la película en cuestión. Escuchar esa música que me translade de nuevo a la sala, a ese universo en el que se ha desarrollado una historia que, haya gustado más o menos, requiere un lugar en mi memoria para poder contar lo que me ha transmitido, las sensaciones que ha despertado, el nivel de profundidad al que ha llegado. En esta ocasión, suena el 'Gia Ena Tango' de Haroula Alexiou y me dan ganas de terminar esta crítica con estas pocas líneas y un deseo, obligación, orden para aquellos que la estén leyendo. Id al cine. Corred. No os perdáis 'Antes del anochecer'. Y punto. Porque, a pesar de estar hablando de una de las mejores películas del año, puesto asegurado, es muy complicado analizar  esta tercera entrega de la relación de Jesse y Celine, porque uno siente que ha sido testigo de un trozo de vida tan real, tangible y sincero, que parece estar escribiendo sobre el matrimonio de dos buenos amigos. Porque, gracias a la maravillosa 'Antes del amanecer' y a la, aún más maravillosa, 'Antes del atardecer', uno espera el reencuentro con estos personajes como esas vacaciones que suceden cada cierto tiempo y que esperas con la ilusión de un chaval para ver que tal les ha ido, como se encuentran, esperando que todo les haya salido a la perfección, que el amor haya triunfado, que las expectativas se hayan cumplido. Y si quieren enseñarte el álbum de fotos familiar, pues también. Hasta ese punto. 

     
    El director Richard Linklater y sus dos protagonistas, memorables Julie Delpy y Ethaw Hawke, se marchan a Grecia para descubrirnos que aquellos jóvenes que quedaron marcados para siempre en Viena y que dejaron una puerta cerrada, o mejor dicho abierta, en un piso parisino, son ahora una familia asentada, una pareja que sigue manteniendo viva su personalidad, basada en las diferencias entre ambos, mientras luchan contra la rutina, las despedidas, distancias y encuentros con la realidad. Se mantiene también el DNI de la trilogía, es decir, planos secuencia, pocas, pero largas, escenas y diálogos, diálogos y más diálogos. En otras ocasiones, esto podría transformarse en un trabajo árido, denso, solamente recomendable para paladares específicos pero, con mayor fuerza si cabe que en sus antecesoras, 'Antes del anochecer' consigue que todo se escuche con interés, que se asista con el mismo entusiasmo a los reproches y los te quiero, a los chistes y a los golpes. Todo funciona, todo se hace corto, todo hipnotiza, gracias a un ritmo narrativo para quitarse el sombrero y un guion que roza con la punta de los dedos la perfección. A ello hay que sumarle, reitero, las asombrosas interpretaciones de Delpy y Hawke, responsables también del libreto junto al propio Linklater. Un tridente mágico para una trilogía maravillosa.
     
     
    Porque, al final, esta propuesta de tres películas que analizan las tres fases claves de cualquier relación, el descubrimiento, el asentamiento y la supervivencia, se debe ver como una sola, la evolución, con sus inevitables más y menos, de una pareja que ha ido creciendo de manera individual, y conjunta, de la mano del espectador. Y, a veces, asusta ver hasta que punto la realidad se ha colado en el metraje, como hay frases que transpasan la pantalla y se reciben como golpes propios, indirectas que duelen, besos que despiertan envidia (sana e insana) y conversaciones que emocionan hasta la lágrima sin necesidad de artificios, ni trampas. 'Antes del anochecer' es una película honesta, no tiene truco, es un regalo que eleva el listón de sus dos anteriores entregas y, también, de la oferta cinematográfica que hemos recibido hasta la fecha en este 2013. Tras el acto final, una escena desarrollada en la habitación de un hotel que es, en sí misma, una obra maestra, la película, Jesse y Celine, desaparecen de la pantalla para dejarte aplaudiendo, con el corazón en un puño, la sensación impagable de haber asistido a una película que mantiene viva la esperanza. En el cine, sí, pero también en la vida. Y que vuelva a sonar el 'Gia Ena Tango'.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook