Blog 
Pantalla Grande
RSS - Blog de Alberto Frutos Díaz

El autor

Blog Pantalla Grande - Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos Díaz

Alberto Frutos, periodista. Amante del cine, la música y los libros. Colaborador en diversos medios radiofónicos y escritos como experto en cine, música y series. El cine es el primer arte, nunca el séptimo.

Sobre este blog de Cine

Comentarios y críticas de los estrenos cinematográficos más importantes que se produzcan cada semana. Sirva este blog como acuarela donde, para gustos, los colores.


Archivo

  • 11
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    'Agosto' - A palo seco

     

    El cine y el teatro, esa relación tan libre, abierta y cómplice que, cuanto mejor les va, peor parece. Lo peor que le puede pasar a una obra adaptada al cine es seguir pareciendo teatro. Lo peor que le puede pasar a una película adaptada al teatro es seguir pareciendo una película. Porque el factor sorpresa, la novedad, desaparece y solamente queda el artificio, se ve el truco, se identifican las costuras. 'Agosto', obra teatral escrita por Tracy Letts ganadora del Pulitzer en 2008, da al salto de los escenarios a la gran pantalla manteniendo su aroma original pero cargada de virtudes que eliminan el prejuicio y se convierte en excepción que confirma la regla. Uno es consciente, casi todo el tiempo, de que está ante una obra de teatro, se respira en sus diálogos, en su puesta en escena, incluso en su ritmo pero, y aquí reside la clave, el material que trata es tan potente y el reparto está tan entregado a la causa que consigue la victoria con suma facilidad. 

    El concepto 'dramedia' se creo para historias como la que nos presenta Letts, es decir, una trama en la que la sonrisa se combina con el golpe en el pecho, la réplica más ingeniosa esconde todo el veneno que cabe en una frase y los abrazos llevan marca de cuchillos en la espalda. Explosivo retrato de una familia desequilibrada, enferma de miedos, secretos e inseguridades, 'Agosto' no tiene piedad alguna con el espectador y le introduce de lleno en una casa en la que el calor asfixiante parece ser consecuencia de los silencios criminales, las miradas implacables que se lanzan sin pausa una serie de personajes escritos con inteligencia y mimo. Aquí encontramos todos los estereotipos que podemos imaginar dentro de un árbol genealógico desestructurado pero llevados al extremo. Los favoritismos, los rencores, la resignación y las mentiras solamente encuentran su respiro en la encantadora timidez de los personajes interpretados por una maravillosa Julianne Nicholson y la pareja hijo y padre formada por los geniales Benedict Cumberbatch y Steve Cooper, capaces de poner algo de coherencia y esperanza. Sin embargo, todos y cada uno de los miembros de la familia tienen su momento, su justificación (más o menos convincente). Y su recital interpretativo.

    Porque el principal atractivo de 'Agosto', aquello que eleva la adaptación a otro nivel, es su reparto. A los ya mencionados Nicholson, Cumberbatch y Cooper, hay que sumar, entre otros, a Sam Shepard, Margo Martindale, Ewan McGregor, Abigail Breslin y Juliette Lewis. Todos ellos están estupendo, sin excepción. Dicho esto, pasemos al plato fuerte, al combate interpretativo de muchos, muchísimos kilates, que ofrecen Julia Roberts y Meryl Streep. Palabras mayores. Hija y madre. Ambas se enfrentan a los personajes más potentes y excesivos y responden con grandeza. La primera, mostrando una madurez incontestable, la segunda, en su línea, excelsa. Ellas son el pilar sobre el que se estructuran todas las subtramas, perfectamente llevadas aunque con cierto aroma 'telenovelesco', dando como resultado dos de las mejores interpretaciones de sus respectivas carreras. El director, John Wells, lo sabe y cede todo el protagonismo a su reparto. Y, claro, así gana cualquiera. Porque la familia Weston tiene una historia tan real, tan dolorosa, tan divertida, que merece la pena que ella, y solamente ella, sea la que nos la cuente. Al final, no es teatro. Ni cine. Vida, a palo seco. Y sin hielo. 

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook