Blog 
Opinando entre lobos
RSS - Blog de José Hernández Mondéjar

El autor

Blog Opinando entre lobos - José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar es un opinador de temas políticos que, sin tapujos, transforma en palabras el sentir de los ciudadanos de a pie.

Sobre este blog de Sociedad

El que no quiera polvo que no se arrime a la era


Archivo

  • Tele-Cavite o tele-rejas

    Anda que no le están dando caña a mi héroe Pepe López. Cuando más volcado está con su servicio al pueblo, siempre hay alguno que viene y le mete en algún follón; el caso es no dejarlo tranquilo, cuando no es por descolgar un cuadro del Ayuntamiento, que no lo hizo él, es por los Presidentes de las Diputaciones o últimamente por la polémica de la web municipal que el concejal de la oposición Manuel Padín ha llamado Tele-Cavite.

    ¡Oye!, pues me gusta el nombre..., que viniendo de Padín igual podía haber salido por un Tele-Rejas, denominación más aplicable al político de Ciudadanos. Digan lo que digan, todos estaremos de acuerdo que cada cual puede hacer con sus cuartos lo que quiera, pero no con los públicos. Como lo estaremos en que no es lo mismo gastarse 62 euros de la caja de los dineros oficiales que 70 millones de euros por aquí, más 30 millones por allá, más..., ¿verdad que no es igual?..., pues eso.

    De todos es conocido que los del PP pilaristas nos han dejado en la banca rota y empuado para muchos años; nos subieron los impuestos de manera ofensiva y asfixiante, hicieron lo que les vino en gana, dilapidaron nuestros cuartos en cosas superfluas e innecesarias, vivieron como marajás y no pusieron el canal Tele-Gaviota porque les importó un comino lo que la gente del pueblo pudiera pensar de ellos y sus comportamientos, cosa que al actual alcalde sí le importa.

    Prueba palpable de tales dispendios cortesanos fue la construcción del Auditorio por el triple del presupuesto, para entregárselo como negocio privado a una empresa cualquiera, mediante un concurso legal pero de los que amplían la comisura de los labios por lo bajini, obligándonos a todos los cartageneros de manera indirecta o directa, según se mire, a pagarle, según se lee por ahí y entre otras cosillas, los solomillos, quisquillas y chuletones... al representante de la explotación de El Batel, incluso, parece ser, que también la gasolina de su coche.

    Bien, pues ahora, esos que debieran tener la boca cerrada, están poniendo el grito en el cielo porque el actual alcalde se ha gastado «62 euros» en poner en funcionamiento la llamada Tele-Cavite para que la gente llana y sencilla se entere de las verdades que algunos se empeñan en desvirtuar y/o lanzando bulos en los mentideros. No quiere decir éste opinador que todos los del PP que nos gobernaron mientan, pero sí que los hay que intentan suplir su incompetencia con discursos de mercadillo.

    Durante el mandato pilarista, con la excepción de los concejales Juan Desmonts y Vicente Albaladejo, que se sepa, ningún pepero tuvo lereles a decirle a la mandamasa lo que ésta no quería oír, aplicándose el refrán de «jefa, dame pan y dime tonto». No dudo de que la oposición pepera se recompondrá y hará bien su trabajo, sobre todo con concejales competentes como mi Marité, pero aún le falta mucho. Espejo tiene cualidades de liderazgo que aún no aflora, quizás sea porque aún no ha laxado el atranque que aún le produce su anterior jefa.

    Cuando le veo por ahí, siempre pienso en darle un susto por detrás con un grito de «¡que vuelve la jefa!», pero no lo hago por si le da un paparajote y me quedan remordimientos. Volviendo al tema, cómo han puesto los peperos el grito en el cielo por 62 euros de una Tele-Cavite, que al fin y al cabo puede que no sirva para mucho, y cuánto silencio guardan de las muchas cosas que hicieron mal, desde luego, algunos aún deben estar llorando la derrota de mi Pili..., y más que la llorarán el próximo año 2016 cuando la mina de oro se les termine.

    Si la calderilla que se ha gastado el alcalde ofende algunas sensibilidades, más ofendidos están los ciudadanos con la herencia que han recibido del pilarismo: impuestos altísimos y deudas para dos décadas. Algunos, más que criticar y enarbolar las crestas, mejor harían pidiéndole perdón a todos los cartageneros por lo que hicieron..., pero hasta para eso hay que valer. Lo dicho, por 62 euros, señor alcalde, ¡póngale otra ronda de Tele-Cavite o Tele-Rejas al concejal Padín..., que con gusto habrá cola para pagarla!.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook