Blog 
Opinando entre lobos
RSS - Blog de José Hernández Mondéjar

El autor

Blog Opinando entre lobos - José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar es un opinador de temas políticos que, sin tapujos, transforma en palabras el sentir de los ciudadanos de a pie.

Sobre este blog de Sociedad

El que no quiera polvo que no se arrime a la era


Archivo

  • La que manda_ba

    Durante muchos años escribí sobre la mandamasa de Cartagena, en clara referencia a su dictatorial forma de gobernar la ciudad sin que nadie tuviese narices a replicarle.

    Cartagena, durante muchos años, tantos como una veintena, tuvo una mandamasa y un ejército de inútiles sumisos que sólo sirvieron para reverenciarla y elogiarla, y no por falta de cualidades, sino por miedo a caer en desgracia ante la jefaza.

    Mis carnes comprobaron cómo algunos pasaban sin saludarla en público, evitando la foto y el posterior correveidile a la jefa, con nefastas consecuencias para el cargo político. Algunos de ellos, para poder verse con los antipilaristas, buscaban rincones ocultos para reunirse, en días grisáceos de esos que el sol no aparece por las densas nubes, y en restaurantes casi vacíos de Los Alcázares.

    Otros decían, sin mirarte a la cara, "no me busques la ruina..., que si se entera la jefa que estoy contigo me defenestra". Así que algunos vivieron en la ciudad como 'apestados' por el pilarismo.

    Los apestados de Pilar tuvieron que vivir en una situación de seudoclandestinidad, tratando de pasar desapercibidos porque les podía caer de todo, especialmente si necesitaban algo de su área de influencia municipal, con algún expediente sin resolver durante 15 años.

    Entre todos aquellos, de los que los pilaristas encima se descojonaban, destacaron dos ciudadanos por no doblar el espinazo ante la mandamasa, uno el actual alcalde, José López, mi héroe de Cavite, y el otro este servidor de ustedes.

    Ambos sufrimos durante años los desprecios, desplantes y menosprecios, incluso risas, de Pilar y de la mayor parte de su equipo, además de sus acólitos y acólitas que le bailaban el agua a cambio de un mendrugo de pan, ¡lo que hace el hambre!

    Como no hay mal que cien años dure ni veinte que el pilarismo los soporte, hoy la mandamasa ya no manda en la ciudad y los apestados huelen a café del bueno y a Hugo Boss, lloviéndoles las ofertas para comer sin esconderse, en la ciudad y con sol.

    Y digo todo esto, porque hay una frase en el sumario de la trama Púnica que dice algo así como "la que manda ya ha dado directrices de lo que hay que hacer", y claro, por aquí no conocemos a más mandamasa que la que manda_ba, así que obligado es recordar tiempos de triste recuerdo de una gestión llena de derroches con subidas de impuestos para pagarlos.

    Cartagena fue elegida, con el visto bueno de la que manda, ciudad piloto para cambiar los contadores de la luz, lo que hizo, y no sabemos bien por qué, que pasáramos a pagar la misma cantidad que antes pagábamos cada dos meses, pero ahora cada mes, o lo que es lo mismo, el recibo de la luz nos cuesta casi el doble..., al menos a este servidor, ¿y a ustedes?..., seguro que también. El agua y las basuras nos subieron y no entendimos el porqué, aunque después de ver lo que pasa con el agua por ahí, que financia cosas ilegales, se podría pensar cualquier cosa. Subieron el IBI de los pisos, pero nos dijeron que solo un poco, pero claro, lo que subieron fue la categoría de las calles, algo así como ponerle vaselina a la cosa, lo que terminó siendo una brutal subida pero enmascarada, hasta el punto que un piso de Cartagena paga más IBI que uno de Madrizzz. Bueno, y si les hablo las subidas 'de la que manda_ba' de los impuestos de las terrazas de los bares, o del IAE de los establecimientos o de los permisos para construir o hacer reformas,... ¡casi un atraco legal! ¿Y todo para qué?, sí, ya sé que Cartagena está más bonita, que es un gozo pasear por su centro..., pero todo eso no ha costado tantos cuartos como ha recaudado 'la que manda_ba'.

    Con ese dinero que nos sacaron visceralmente y por imperativo del poder que ostentaban se permitieron, entre otras cosas que nos han arruinado, construir un Batel pagando sin sonrojo el triple de lo presupuestado, un Palacio de Deportes que costará también casi el triple y que aún está cerrado, se hicieron contratos legales pero teledirigidos para que alguna empresa comprase, por ejemplo el Teatro Circo, pero con los cuartos de los ciudadanos en diferido,..., y así una tras otra, pero con nuestros cuartos. Y, de no haberlo evitado la Guardia Civil, que ya podían haberse esperado un par de meses para destapar la Púnica, posiblemente nuestros cuartos también hubiesen servido para lavar la imagen de quienes la tenían sucia y otros contratos de servicios entorno a José Antonio Alonso y los suyos, que de no ser por esos magníficos funcionarios de la UCO, hoy seguirían los mismos que estaban y continuaríamos bajo las órdenes de la mandamasa.

    Quiero felicitar a los integrantes del grupo municipal de Podemos en Cartagena, por la magnífica labor de apoyo al gobierno de Pepe López, al mismo tiempo que intentan saber si hubieron trapos sucios durante el mandato de 'la que manda_ba'.

    La creación de una Comisión para saber por qué nuestro ruinoso El Batel tuvo un sobrecoste injustificado por encima del presupuesto de unos "ocho mil millones de las antiguas pesetas", cuando el edificio diseñado es el mismo y lo que dicen del agua, hace millones de años que estaba allí a la vista de las empresas ofertantes, y para saber las razones del por qué se hizo un contrato leonino para su explotación con una subvención a una UTE de empresas, que de un modo u otro da la sensación de que se tomaban o toman algún café con José Antonio Alonso. ¡Chapeau alcalde!, por esa comisión, y pide otra ronda por Podemos, que invita este criticón.

    Lo dicho "la que manda ya ha dado instrucciones...", lo dice el sumario de la Púnica y los cartageneros podemos dar fe de que es creíble, que aquí quien mandaba con brazo de hierro y látigo de púas, era la que manda_ba.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook