Blog 
Opinando entre lobos
RSS - Blog de José Hernández Mondéjar

El autor

Blog Opinando entre lobos - José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar

José Hernández Mondéjar es un opinador de temas políticos que, sin tapujos, transforma en palabras el sentir de los ciudadanos de a pie.

Sobre este blog de Sociedad

El que no quiera polvo que no se arrime a la era


Archivo

  • ¡Ay!, mi Cartagena

    Mira que somos como somos los cartageneros. Nada, que no hay forma de que nos pongamos de acuerdo para nada, por un de , tós peleaos. Con lo bien que nos hubiese venido la Puerta de Madrid en el lugar de la fuente que parece un furúnculo al principio de la calle del Carmen, y por unos y otros, nos hemos quedado sin puerta. Todo un reclamo turístico para la ciudad, un motivo más para admirar, que beneficiaría al comercio de la zona, y nos la hemos cargado. Así que nada, 'furúnculo etapa pilarista' pá toa la vida, si es que no se recupera el consenso con seso.

    Sigue la cosa. Ahora nos vamos contra los kioscos del puerto como si fuesen una abominación con los cuartos que costaron, sin pensar que la falta de dineros se suple con un poco de ingenio, pero para eso, tendrá que haberlo, claro. Los kioscos o pajareras están de maravilla, lo único que hay que hacer, es ampliarlas y autorizarles a hacer comidas, paellas, frituras y todo tipo de movida gastronómica, con música tipo chiringuito junto al mar y con una buena rebaja de impuestos por el alquiler de los mismos, tipo Puerto Banús de Marbella, en plan marinero, que corra el humo a pescaíto frito y entre por el sentido del olfato abriendo el apetito de los turistas. Y por la noche que se conviertan en movida de la ciudad, dándole vidorra al cementerio portuario. Tan sencillo y sin gastar cuartos. Hay muchos ejemplos de lo que digo por las grandes ciudades del Mediterráneo, pero como nosotros somos así, pues nada (...), la volveremos a cagar, como tantas.

    Como la cagaron haciendo El Batel tapando el mar, o la Cámara funeraria de Comercio, todo un ejemplo de lo que algunos rancios empresarios cartageneros saben hacer (...), fabricar humo. Y de su utilidad principal es para no levantar la cabeza: recaudar buenos cuartos para pagarle a quien no trabaja allí, salario y fonda. Ahí fueron y siguen yendo perras empresariales (...), con lo que cuesta ganarlas (...), con qué facilidad algunos las regalan (...), claro, como no eran suyas. Y mi Miguelín con la hucha y la banderita (...).

    Y si ya todo eso parece poco, tenemos que pedirle permiso a los murcianos para que nos devuelvan una réplica del submarino cartagenero para ponerlo en la entrada de la ciudad (...), como dice el buen alcalde Pepe López, mi héroe de Cavite, que se lo pongan en el Segura, que nosotros no lo necesitamos, por lo que algunos no paran de criticarlo. Ya les adelanto que hay un ciudadano dispuesto a pagar una réplica del submarino para ponerlo en la rotonda de entrada a la ciudad. Si el Consistorio acepta tendremos submarino cartagenero y el otro que se lo pongan los murcianos donde ha indicado el señor alcalde.

    Pero nuestras sinrazones no terminan aquí. Tenemos el monasterio de San Ginés de la Jara, que en los 20 años de gobierno pilarista ha sufrido más deterioro que en toda su existencia. Ha tenido que ponerse en su sitio el alcalde para obligar a quienes les corresponde, Hansa Urbana, para que lo rehabiliten. El PP lo quiso hacer pero pagando un altísimo precio como permitir la construcción de Novo Carthago, y miren cómo va la cosa y dónde terminarán algunos. Y encima algunos criticando al Gobierno.

    Bueno y de la Catedral ya ni hablamos, ¡con la de cuartos que coge la iglesia!, es más, y ¡con la de cuartos que no paga en impuestos!, y ahí andamos, entre unos y otros, con la Catedral en ruinas para vergüenza de todos los poderes públicos y representativos de la ciudad, eclesiásticos incluidos. No tenemos arreglo.

    Las críticas que le están lloviendo al Gobierno municipal, por los peperos, por crear comisiones de investigación sobre El Batel, y sus consecuencias no son nada comparadas con las gestiones que está haciendo para desmantelar la concesión pilarista del agua hasta el 2042 a Hidrogea.

    ¡Despachaos a gusto se quedaron los populares!, que habría que saber el porqué se le da a una empresa un contrato para tanto tiempo, que del tema del agua desde hace muchos años se oye de todo por ahí; dicen que, algunos, aún se toman cervezas a cuenta del 'agua' que corrió hace ya algunas décadas (...), y por los madriles hasta con boatos. Solo falta que pongan a Pepe López pringando por la comisión para investigar lo de la Púnica por Cartagena. Tampoco extrañaría, que hay que ver cómo somos.

    Por cierto, hay que felicitar por su abrazo de Vergara y buen entendimiento, a mi Manolo Padín y al alcalde José López. Ahora sí que reman juntos a favor de la ciudad de Cartagena. Ciudadanos es un partido totalmente afín a Movimiento Ciudadano, por eso no se ha venido entendiendo que tuviesen posiciones encontradas. Este entendimiento, si dura, será muy beneficioso para el Consistorio y los ciudadanos. Pues fíjense, que esto que es bueno, ya hay mal pensados que dicen que esto es para garantizarse mi alcalde la gobernabilidad (...), ¿y si lo es que pasa? (...), ¡ay!, qué malo es que te roben la novi@, ¿verdad?

    Y por último, las críticas a Podemos por no querer salir en las procesiones.

    Miren, estos no quieren salir en las procesiones y no debiera eso suponer ningún rechazo ni polémica. En las procesiones se participa por devoción, con sentimiento y recogimiento. Unos con su penitencia y otros con su contenida algarabía, pero todos con el máximo respeto. Que los de Podemos no quieran salir ni participar en los actos religiosos es tan respetable como los que sí quieren hacerlo, por lo que nadie debiera ofenderse por ello. Lo que de verdad es ofensivo es ver delante del altar, o de la Virgen de la Caridad, o rezando, o saliendo en procesión con peineta y mantilla o con frac y de luto riguroso, a algunas autoridades que no eran o no son dignas de estar de pie en ese sitio y lugar; otra cosa es que hubiesen estado o estén de rodillas, cilicio incluido, y pidiendo perdón al cielo por sus actos y omisiones. Sería otra cosa.

    Lo dicho, dejen tranquilos a los podemistas Pilar Marcos y los suyos, porque su comportamiento es un acto de sinceridad ante mucha hipocresía y ellos han venido a servir al pueblo y no a desfilar.

    Ya lo dijo el Jefe (...) «Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios» (...), pues eso, ellos al César, los otros a la procesión y ya está, que hay muchos que tiran piedras y no están libres de culpa. Y al mismo tiempo los murcianos pescando en nuestro río revuelto.

    ¡Ay!, mi Cartagena..., perdónanos que no sabemos lo que hacemos..., bueno, algunos sí.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook