Blog 
Oigo visiones
RSS - Blog de Nacho Tornel

El autor

Blog Oigo visiones - Nacho Tornel

Nacho Tornel

Como concejal del Ayuntamiento de Murcia por Izquierda Unida- Verdes intentaré seguir el propósito que siempre me ha movido: estar al servicio de un mundo un poco mejor. A veces para solucionar problemas y otras para crearlos, porque las dificultades pueden ser buenas si nos hacen despertar. Pondré ...

Sobre este blog de Sociedad

Espacio para reflexiones políticas sobre la actualidad en la ciudad de Murcia desde una perspectiva de Izquierda.


Archivo

  • 15
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Turismo marxista

    El Festival Belluga de música y danza se ha celebrado en nuestra ciudad del 5 al 13 de este mes de julio. No está nada mal la iniciativa para acercar la cultura y el arte a los ciudadanos y para alegrar las noches casi tórridas del verano. La difusión del acontecimiento ha sido escasísima, desgraciadamente. El lugar elegido para la celebración del Festival en principio parece acertado, sin duda, pero un detalle puede no hacerlo así.

    Resulta que, coincidiendo con la salida de la señora Valcárcel de sus responsabilidades como concejala de Turismo, parece observarse este mes una mayor afluencia de gentes de otros lugares de visita en nuestra ciudad. Los índices de ocupación hotelera proporcionarán datos más reales pero se intuye algo en este sentido. Pues bien, uno se pregunta si es lo más acertado tener nuestro, quizá, mayor reclamo turístico durante casi dos semanas impidiendo su contemplación por culpa de la estructura que compone el escenario. Seguro que los achicharrados turistas europeos llevarán consigo fotos y videos que promocionarán sin duda la ciudad (como dijo su protagonista para despedir la actuación de Dagoll Dagon, cuando el Romea existía: "la ciudad en obras más bonita de España") y permitirán admirar nuestro arte entre tubos metálicos.

    Pedro A. Cruz aprovecharía para el No-Typical, haciendo una lectura marxista de la imagen, resaltando la fusión de lo clásico y lo moderno, evocando el drama humano de aquellos obreros reflejado en los actuales andamios superpuestos sobre la obra escultórica final, en el torso desnudo del trabajador descendiendo los bafles con la mirada al cielo de tal querubín de fondo, y para qué quieres más. A las barricadas.

    Pero el caso es que para una vez que vienen a Murcia nuestros vecinos europeos se topan con el andamiaje. Cierto que la Tour Eiffel está siempre en reparación, que la pintan cada siete años y tardan dos en repasarla, pero no comparemos.

    Ojalá sigan viniendo a visitarnos quienes sobrevivan a nuestro clima y que hablen bien de nosotros por ahí. Pero un cambio de ubicación del escenario parece necesario.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook