Blog 
Oigo visiones
RSS - Blog de Nacho Tornel

El autor

Blog Oigo visiones - Nacho Tornel

Nacho Tornel

Como concejal del Ayuntamiento de Murcia por Izquierda Unida- Verdes intentaré seguir el propósito que siempre me ha movido: estar al servicio de un mundo un poco mejor. A veces para solucionar problemas y otras para crearlos, porque las dificultades pueden ser buenas si nos hacen despertar. Pondré ...

Sobre este blog de Sociedad

Espacio para reflexiones políticas sobre la actualidad en la ciudad de Murcia desde una perspectiva de Izquierda.


Archivo

  • 13
    Mayo
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    San Andrés

    El barrio de San Andrés tiene un movimiento increíble, y no solo por los autobuses de la Estación. En principio, en esta zona de Murcia se reúnen factores aparentes y otros profundos que incitan a calificarlo como barrio de menor categoría. Se ha producido durante los últimos años un desalojo de su población tradicional para dar paso a la inmigrante, que no goza (seamos sinceros) de la mayor simpatía entre quienes, por ejemplo, durante esta campaña están achacándole hasta la deuda sanitaria; los problemas de aparcamiento son importantes; buena parte de las viviendas son antiguas y necesitan una remodelación; y algunos más.

    Sin embargo, me comentaba un zagal que ahora anda entre cascotes en Lorca, la población actual del barrio ha sido capaz de establecer un sistema de pequeño comercio que le da vida. Mejor dicho: ha sabido mantener esa red de pequeños comerciantes que siempre ha existido y que no se ha resentido con el cambio de población. La existencia de esta red ha sido clave para que la transformación social no se haya tornado en deterioro marginal. El pequeño comercio llama a la organización, anima la calle, establece relaciones con el exterior del barrio, crea lazos entre los habitantes, mantiene la economía. Esto lo sabe y lo explica cualquier hijo de vecina.

    No están resueltos problemas importantes de San Andrés pero se está evitando, por acción de los ciudadanos, caer en una dinámica de alejamiento de la ciudad, de imagen marginal, de barrio al que nadie quiere ir. Es cierto que hoy es un barrio distinto al que conocíamos. No tengo claro que eso sea malo. Pero es más cierto que no ha entrado en caída libre como otros barrios pendientes del maná prometido.

    La política municipal debe cuidar con esmero su aportación al desarrollo del pequeño y mediano comercio. No vale dejarlo todo a la iniciativa privada, que se las ve y se las desea para combatir contra mil problemas. No todo está en conceder subvenciones a las asociaciones de pequeños comerciantes, sobre todo cuando la política de las subvenciones en Murcia corre el riesgo de reafirmar que nadie da nada gratis. El ayuntamiento debe establecer prioridades sobre este sector económico porque es una realidad en Murcia que no podemos ni desestimar ni esperar que haga milagros mientras nos ponemos medallas inaugurando el siguiente gran centro comercial.

    El problema esencial del pequeño comecio no se centra en los impuestos. Bajar impuestos no es de izquierdas. Bajar impuestos después de hacerte la vida imposible es la demagogia de la derecha murciana. Poner la cama además es mucho apretar.

    El ayuntamiento debe dejar de planificar (quiero decir, los constructores) una ciudad dispersa, donde uno vive en un lugar y compra el pan en otro, para luego tener que construir infraestructuras de transporte que lleven a los ciudadanos a los centros comerciales. Ese es uno de los criterios de Izquierda Unida-Verdes.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook