Blog 
Oigo visiones
RSS - Blog de Nacho Tornel

El autor

Blog Oigo visiones - Nacho Tornel

Nacho Tornel

Como concejal del Ayuntamiento de Murcia por Izquierda Unida- Verdes intentaré seguir el propósito que siempre me ha movido: estar al servicio de un mundo un poco mejor. A veces para solucionar problemas y otras para crearlos, porque las dificultades pueden ser buenas si nos hacen despertar. Pondré ...

Sobre este blog de Sociedad

Espacio para reflexiones políticas sobre la actualidad en la ciudad de Murcia desde una perspectiva de Izquierda.


Archivo

  • 27
    Mayo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Quieto todo el mundo

    Un momento. Perdonen la forma de titular, de entrada, pero sigo la consigna de un reputado analista político y he dejado la jornada de reflexión para después. De esta manera intento distanciarme de las emociones súbitas provocadas por los resultados. Ya saben que lo bueno de las elecciones es que todo el mundo se alegra del resultado para su partido, y eso sí es democracia.

    Quiero encontrar algunas conclusiones operativas de lo expresado el domingo en forma de papeleta en las urnas sin caer demasiado en arrimar el ascua a mi sardina, que es algo aburrido siempre y poco imaginativo, y yo sufro el síndrome del aburrimiento.

    Creo que la primera conclusión viene del elevadísimo índice de abstención. Superar apenas el 40% de participación ciudadana es un dato significativo. El silencio dice cosas. El silencio tiene voz.  Practicamente nadie analiza el sentido de este dato, particularmente quienes sí lo hacían antes, hasta el punto de hacer de la abstención una bandera.

    Creo que la desafección política (de la que también hubo quien hizo bandera) se mantiene en auge con estas cifras de ciudadanos que quieren decir algo cuando no se acercan al colegio electoral. Insisto, quieren decir algo.

    Joaquín Pajarón plantea que la abstención en esta ocasión ha sido cosa de desencantados del PP y del PSOE. Es muy probable que así sea. Eso no soluciona mucho el panorama pero es muy interesante de destacar.

    Creo que los niveles de abstención en las consultas electorales se van a mantener mientras la política no se incentive a ras de suelo. Vemos cada día la celebración de Plenos en las Juntas municipales sin asistencia de vecinos (por poner un ejemplo de política cercana en los barrios y pedanías), de manera que los presupuestos municipales que salen de las costillas del ciudadano no se gestionan de manera que los vecinos de cada barrio puedan ser partícipes directos, no solo informados sino consultados desde la instancia más cercana. Es solo un ejemplo. Hay muchas más posibilidades de participación política . Todas expresan que la desafección política (no solo expresada en la abstención electoral) se cultiva desde abajo. No hay, por tanto, sorpresa en que poco más del 40% de los ciudadanos vayamos a votar. Se trata de una reacción más a la planificada falta de estímulo democrático por parte de quienes consideran las instituciones como su morada.

    Trabajar en la calle no es solo salir a la calle. Si los ciudadanos, por distintos motivos, no deciden la composición política de las instituciones que gestionan nuestros recursos y nuestros derechos, o si lo hacen sin conciencia política, la democracia no crece y ocurre como en ciertas reuniones: que solo habla el que más sabe. La derecha sabe mucho de esto.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook