Blog 
Oigo visiones
RSS - Blog de Nacho Tornel

El autor

Blog Oigo visiones - Nacho Tornel

Nacho Tornel

Como concejal del Ayuntamiento de Murcia por Izquierda Unida- Verdes intentaré seguir el propósito que siempre me ha movido: estar al servicio de un mundo un poco mejor. A veces para solucionar problemas y otras para crearlos, porque las dificultades pueden ser buenas si nos hacen despertar. Pondré ...

Sobre este blog de Sociedad

Espacio para reflexiones políticas sobre la actualidad en la ciudad de Murcia desde una perspectiva de Izquierda.


Archivo

  • 14
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Después del 36

     Dice la señora de Cospedal (una dama rica, riquísima y sin complejos por ello) que los llamados escraches le recuerdan “a los años previos al 36”. Solo esta evocación ya deja relucir las anteojeras que en materia de Historia de España y de principios políticos y morales arrastra esta señora rica. Aunque para qué querrá ella la Historia y la Política estando ahí el Negocio, que es su única fuente de inspiración ética.

    Porque puestos a buscar antecedentes de escraches, la señora de Cospedal solo tiene que indagar sobre los años posteriores al 36, no los previos, cuando durante décadas hubo representaciones de verdaderos actos de nazismo que su partido se ha negado a condenar sistemáticamente, llegando incluso a torpedear el derecho de los hijos de aquellos masacrados a recuperar y honrar sus cuerpos y su causa. Que no era otra, por cierto, que defender una sociedad libre y democrática como la que ella misma disfruta hoy para hacerse cada día más rica. Evidentemente, de haber apoyado la restitución política y social de la causa republicana frente al fascismo asesino habrían tenido que apartar de la vida institucional, siquiera modestamente, al ministro del gobierno franquista que fundó, dirigió y presidió su partido, al que solo el Demiurgo se atrevió a jubilar.

    Solo falta que otra política burguesa, doña Soraya, se marque su lagrimita mientras reclama sus derechos. Claro que su vivienda es un lugar íntimo, invulnerable, digno de absoluto respeto. La suya. Eso ha quedado bastante claro. Me recuerda a esas declaraciones solemnes en que los bien alimentados habitantes del Norte del planeta defendemos que la vida de ser humano es sagrada. Sobre todo la nuestra, y en función de ello actuamos acaparando riquezas frente a los que mueren de hambre.

    A ninguna de ambas señoras se le ocurre responder a las razones de los escraches. No conciben que quienes participan en esas acciones son personas representativas de una tragedia humana para ellas muy lejana, que ven a la Policía de frente, y que sus viviendas, su ámbito personal y familiar no son respetados porque no son sagrados. Como no es sagrada la vida de una persona en Guatemala, India o Etiopía.

    La idiotez de la señora de Cospedal tachando los escraches de acto nazi equivale a aquel “que se jodan” de la señora Fabra, otra figura del PP  para el análisis, miembro de un linaje ejemplar. Aznar no dejaba hablar a nadie en su partido para que no conociéramos su incapacidad intelectual y su baja jaez ética. Lo que viene a decir María Dolores es que los participantes en los escraches son el enemigo y, como hicieron nombrando a los demócratas del 36 enemigos de España, hay que combatirlos. El PP no quiere hablar de desahucios sino de escraches y no se dan cuenta de que van a tener tema para rato.

    La señora riquísima podía elegir para hablar de actos de nazismo los bombardeos de la aviación alemana e italiana sobre población civil indefensa de este país entre el 36 y el 39. O los fusilamientos indiscriminados sobre poblaciones donde ni siquiera hubo frente de batalla. Por desgracia, no encontrará muchos datos en los libros de texto que tratan la Guerra Civil española en nuestros centros educativos, pues muy a menudo se quitan este asunto de encima en dos párrafos, no vaya a ser que algún alumno se entere de que su bisabuelo está enterrado en una cuneta y vaya a buscarlo.

    Quienes no necesitarán libros para conocer su historia serán los hijos de los desahuciados. Esos tampoco podrán estudiar como tienen derecho desde que un banco sin escrúpulos se quedó su casa, porque el negocio de la usura tiene prioridad sobre los derechos de las personas en ese mismo país que gobiernan estas tres mujeres aquí mencionadas. Este país donde unos niños pueden vivir tranquilos en su casa y otros no. Como pasó después del 36.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook