Blog 
Murcia Liberal
RSS - Blog de Manolo Marín

El autor

Blog Murcia Liberal - Manolo Marín

Manolo Marín

Empresario (Murcia, 1975). Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia. ...

Sobre este blog de Sociedad

Murcialiberal


Archivo

  • 12
    Febrero
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reagan

    El pasado domingo 6 de febrero se celebró el centenario del nacimiento de Ronald Reagan. Han sido numerosos los artículos que se han ido publicando para conmemorar la efeméride en diferentes medios y bitácoras durante estos días, aunque aquí, desde Murcia, y si no me equivoco, tan sólo he podido leer una entrada en Apuntes en libertad de mi ya desvirtualizado Pedro Moya (al fin).

    La admiración que mantenemos muchos liberales por este actor que llegó a presidente de los Estados Unidos o, mejor dicho, por este presidente de los Estados Unidos que un día fue actor, se sustenta en que ha sido uno de los pocos políticos que intentó y consiguió aplicar a lo largo de todo su mandato la mayoría de las recetas liberales.

    Huerta de Soto en su ensayo El economista liberal y la política”, publicado en su libro “Nuevos estudios de economía política”, clasificaba a los profesionales de lo político en cuatro grandes grupos: 1º) Los exclusiva y netamente pragmáticos, que no conocen los principios liberales ni sus implicaciones. 2º) Políticos pragmáticos que, teniendo una idea vaga de los principios e implicaciones esenciales de la teoría liberal, no le dan importancia y no son realmente conscientes de las consecuencias de su no aplicación. 3º) Políticos bien formados en el ideal liberal, que procuran hacer el mínimo daño o que en determinados momentos consideran que las circunstancias políticas no permiten impulsar reformas radicales. 4º) Políticos que conociendo la teoría liberal son capaces de dirigir la marcha de los acontecimientos políticos hacia los objetivos liberales finales. Es en este último grupo sería donde se encuadra a políticos como ErhardReaganThatcherVaclav Klaus o Esperanza Aguirre aquí en España (no se me lancen los puristas y los del “más allá”), a pesar de los matices que muchos le quieren dar.

    En efecto, Ronald Reagan, "se caracterizó por ejercer una política exterior agresiva que puso fin al imperio soviético y una política interior liberal de reducción de impuestos y regulaciones que permitió a la economía estadounidense recuperarse de la crisis de los años precedentes". Fue, sin duda, uno de los políticos más importantes del siglo XX; el político capaz de cambiar el panorama internacional por su determinación política, por sus ideales y por sus convicciones. Incluso fue de esa clase de político extraordinario que es capaz de poner como condición ineludible para la formación de sus gobiernos que sus integrantes estuvieran más capacitados que él.

    Optimista convencido, será recordado por sus discursos grandilocuentes y sus citas cincelables. De tantas me quedo con el último párrafo de uno de sus discursos más conocidos y que tanto me motiva para seguir difundiendo las ideas liberales: “Tiempo para elegir”, que pronunció con motivo de la Convención Nacional Republicana en 1964:

    Tenemos un encuentro con el destino. Debemos preservar a nuestros hijos la última gran esperanza del hombre en la tierra, o les sentenciaremos a tomar el primer paso dentro de miles de años de oscuridad. Si fracasamos, al menos nuestros hijos y nietos dirán de nosotros que justificamos nuestro breve paso por este mundo. Hicimos todo lo que podía hacerse.

    En fin. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook