Blog 
Murcia Liberal
RSS - Blog de Manolo Marín

El autor

Blog Murcia Liberal - Manolo Marín

Manolo Marín

Empresario (Murcia, 1975). Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia. ...

Sobre este blog de Sociedad

Murcialiberal


Archivo

  • 25
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Libertad de horarios, pa' qué

     

    El concepto de libertad de comercio que tienen algunas organizaciones empresariales está ya muy próximo a la noción liberticida e innata de determinados sindicatos de clase. Será que al pasar tanto tiempo juntos por las negociaciones de los arcaicos convenios colectivos y de otros nocivos pactos sociales, el mal, inoculado en otras épocas, recobra a la menor oportunidad toda su virulencia.

    El pasado lunes leía en La Opinión unas declaraciones del presidente de FECOM (el acrónimo del tinglado empresarial podría ser otro, pero es ese), Antonio González, atacando la postura del consejero Pedro Alberto Cruz, que defendía la libertad de horarios comerciales. Lo normal, vamos, en el siglo XXI. El dirigente empresarial comentó:

    «Pedro Alberto Cruz se excede en sus competencias, pues el horario de los comercios no es cosa suya, pero si lo que quiere es cargarse este sector lo que tiene que hacer es autorizar la libertad de horarios, algo que solo beneficiaría a las grandes superficies y que acabaría con el pequeño comercio. Lo que hay que hacer es defender los puestos de trabajo existentes».

    Supongo que los horarios tampoco serán cosa suya y sí de quién regenta un negocio; a la vez que me imagino que no calcula los puestos de trabajo que está impidiendo con su posición retrógrada y liberticida. Anda que no hay verdaderos problemas que resolver antes, como son: los excesivos impuestos, las trabas comerciales, la dificultad de contratación, la burocracia, etc… 

    Por ejemplo. Pongamos por caso que mi sueño es montar un negocio para la venta de caniches al por menor en horario de madrugada y en fiestas de guardar. Mi fabuloso estudio de mercado me ha indicado que sería durante esas horas en las que mi clientela se vería con más predisposición a adquirir mi producto. Ya ven. Pues bien, mi supuesta federación empresarial, la que debe velar por mis intereses, la que tanto defiende los puestos de trabajo del pequeño comercio, me prohíbe cumplir con mi ansiado deseo y con los innumerables contratos laborales que estaba dispuesto a firmar… Libertad de horarios, pa’ qué… En fin.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook