Blog 
Murcia Liberal
RSS - Blog de Manolo Marín

El autor

Blog Murcia Liberal - Manolo Marín

Manolo Marín

Empresario (Murcia, 1975). Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia. ...

Sobre este blog de Sociedad

Murcialiberal


Archivo

  • 24
    Septiembre
    2010

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La Ley seca infantil

    El gobierno regional, en otro acto liberticida, prohíbe la venta de chuches, bollos, pizzas, empanadas y pasteles de carne en los colegios de la Región. Pasteles de carne en Murcia, ojo. Dice que lo hace por velar por la salud de los niños, aunque se olvidan que hay algo que se llama patria potestad y que según creo todavía nos pertenece. Pamplinas libertarias. Se ha puesto complicado hasta decidir la alimentación de los hijos, ni siquiera la duración de las comidas, ya que según nos indican no podrá sobrepasar la media hora en los centros educativos. Qué es eso que yo les eduque y les aconseje lo que es bueno y lo que es malo, lo que le conviene y lo que no, lo de hacerlos madurar desde pequeño para que vayan aprendiendo lo que es la responsabilidad con cinco duros antes en el bolsillo y ahora con uno, dos, tres o los euros que cada familia considere oportuno que debe llevar un niño al colegio.

    No hace mucho le leí a Carlos Rodríguez Braun: “El recorte de la libertad por mor de la salud no tiene nada de progresista ni de democrática: es típicamente fascista”. Y es que tiene razón. Pero aquí no protesta nadie. Seguimos cediendo derechos y nadie dice ni mú. Han decretado hoy la prohibición de la venta de chuches, bollos y pasteles de carne (pasteles de carne en Murcia, ojo) en las cantinas de los colegios, como mañana podrán decretar la prohibición más surrealista que se puedan imaginar, si es que ésta no lo es ya suficientemente.

    Y eso que estamos ante un gobierno de derechas, amante de la libertad y bla, bla, bla... Ni en la Rusia de Stalin, oye.

    Prohíben una cosa pero no se dan cuenta de las consecuencias que conlleva. Por ejemplo, y casi sin exagerar, pueden provocar que el mundo del hampa se instale en los centros. Como con la Ley Seca de los años veinte en Estados Unidos, pero ahora en versión infantil. Al Capone y Eliot Ness en el colegio. Ya me los imagino escondidos tras las columnas intercambiando un par de donuts por un bollicao, o al revés, ya que ahora mismo no sé como cotiza la mona o el Tigretón; estará seguro el típico matón con su banda de aprovechados que irán sembrando el terror entre los niños del colegio, cobrándose sus deudas en chocolatinas, que supongo será su nuevo papel moneda.

    La verdad es que en otra cosa no, pero nuestros hijos sí que van a salir educados en los nuevos métodos de tráfico de estupefacientes, en este caso de las nuevas drogas de diseño del siglo veintiuno: los pasteles de carne en Murcia, ojo. Finísimos, delgadísimos, pero delincuentes desde pequeños.

    Tengo que ir preparando al chiquillo para que se enfrente a la dura realidad del colegio. Yo ya le he comprado una mochila con doble fondo. Allí podrá guardar los bollos y las chocolatinas que quiera para traficar en los recreos o a la entrada y la salida del colegio durante el próximo curso. Pero no sólo bollos y chocolatinas, sino que también pasteles de carne, empanadas y pizzas con los que podrá delinquir a gusto, ya que tampoco podrá adquirirlos en la cantina. Pasteles de carne en Murcia, ojo. Hay que joderse. En fin.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook