Blog 
Murcia Liberal
RSS - Blog de Manolo Marín

El autor

Blog Murcia Liberal - Manolo Marín

Manolo Marín

Empresario (Murcia, 1975). Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia. ...

Sobre este blog de Sociedad

Murcialiberal


Archivo

  • 28
    Junio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    César Vidal en Murcia

     

     

    Es la noche de César se emitió el pasado viernes desde el Edificio Moneo en Murcia. El aplauso más sentido y prolongado de la noche se lo llevó Francisco José Alcaráz al recoger el premio ‘‘Camachuelo Trompetero”, un galardón que han creado en la tertulia política de los viernes del mencionado programa que dirige y presenta César Vidal enEsRadio y en la que normalmente participan mis admirados María BlancoMario Noya y Pablo Molina. Los oyentes, con sus votos, se lo otorgaron por su lucha diaria desde dos asociaciones diferentes contra los terroristas, contra los que les apoyan y contra los cómplices que les sustentan desde todos los ámbitos; o sea, contra el Terrorismo.

    A la salida, mientras le saludaba junto a mi amigo Luis González, empezaron a increparle cuatro desarrapados que buscaban su momento de gloria imbécil echándole a Bildu encima. Alcaráz, a pesar de que fueran unos pocos indeseables, recibió los improperios con la elegancia que se le presupone a una persona de su categoría, pero con un gesto de contrariedad y de pena que no pudo evitar que se dibujara en su cara.

    César Vidal ha escrito en La Razón que ”muy cerca debemos de estar de la defunción cuando unos canallas pueden gritarle a una víctima del terrorismo y lo hacen no en sus territorios naturales sino en lugar tan encantador y sosegado como es Murcia”. Yo lo veo un tanto exagerado porque no tenían ni cuantitativa ni cualitativamente la capacidad para aparecer ni siquiera en un mísero breve de un periódico, por muy desagradable que fuera el suceso. Los que estuvimos allí apoyando la causa y que somos lo que normalmente nos ”partimos la cara” por ellos, por César Vidal y compañía, defendiéndoles hasta en la comidas de amigos y familiares, éramos muchos más, y el lleno del Moneo fue la auténtica noticia.

    Por otro lado, un colectivo que destacó, pero esta vez por su ausencia, es el de algunos políticos locales que, a pesar de haber colaborado con la cesión del espacio para la realización del programa -supongo-, no hicieron acto de presencia. Sé que muchos se avergüenzan de esta clase de comunicadores libres y que opinan sin más lastre -para su economía, claro- que su independencia. Deben saber que una mayoría de los seguidores de estos programas forman parte de su electorado, aunque muchos de ellos les voten normalmente con la nariz tapada. En fin.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook