Blog 
Murcia Liberal
RSS - Blog de Manolo Marín

El autor

Blog Murcia Liberal - Manolo Marín

Manolo Marín

Empresario (Murcia, 1975). Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad de Murcia. ...

Sobre este blog de Sociedad

Murcialiberal


Archivo

  • 21
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Atiende!: 300 euros de multa por comer en el tranvía

     

    El alcalde de Murcia, Miguel Ángel Cámara, se está “agallardonando”. Está asumiendo un modelo de gestión muy parecido al del alcalde de Madrid, al que el gasto público y la sanción como concepto inquisidor y recaudador le gusta más que a un tonto un lápiz.

    Su última ocurrencia es la de multar con 300 eurazos a aquel que se le ocurra, por ejemplo, sacarse una manzana en el tranvía y pegarle un bocado. Sí, como lo leen, ¡300 euros de multa por comer en el tranvía!

    Así que, si se le ocurre comprar una bolsa de chucherías, no coma y no le dé ni una gomilona a su hijos, y ni por supuesto se le ocurra darle ese bocadillo que con tanto esmero le ha estado preparando para que se lo coma a la salida del colegio. Porque nada más y nada menos, que puede estar incurriendo en un delito de lesa gilipollez, y por el que será debidamente sancionado por el ayuntamiento de Murcia, por supuesto.

    Desconozco si abrirse un refresco o dar un trago de agua entrará dentro de esta figura jurídica tan grave como es la del comer, porque, claro, más bien entra dentro del beber y supongo que no debería de estar penado. Si tiene algún problema de azúcar y le va a dar un vahído absténgase de echarse nada a la boca y bájese en la siguiente parada, no vaya a ser que algún desaprensivo le delate. Y es que estará todo como muy vigilado. Podrá ser denunciado tanto por los inspectores del tranvía, como por los agentes de la Policía Local o por otros usuarios: ¡Viva la delación! Y además, si por un casual se le ocurre reincidir, la cosa le podría salir por el otro ojo de la cara. Hasta 2.000 euros en el caso que le haya tomado vicio a la cosa. Los extremos a los que estamos llegando en este estado policial en el que vivimos ya no rozan la idiocia y ridiculez, sino, sinceramente, algo mucho más grave. En fin.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook