Blog 
Mirada Exterior
RSS - Blog de María José Iglesias

Archivo

  • 21
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Obama enarbola la unidad de América

    Barack Hussein Obama debería pasarse por España y dar unas lecciones sobre como sacudirse complejos. La palabra “juntos” fue machaconamente repetida esta tarde (hora española) por el presidente que inicia su segundo y último mandato, en el discurso inaugural frente al Capitolio, seguido en vivo por 800.000 personas. Comenzó remarcando el principio de unidad y el respeto a la Constitución, como pilares y fundamentos de la democracia americana y de la nación en la que, como señaló "cada hombre puede llegar a ser lo que desee". Lo dice él y algo hay de verdad. Con 200 años a sus espaldas los Estados Unidos desafiaron bajo el cielo de Washington a quienes les reprochan no tener historia. Tradición y respeto a sus ancestros tienen para exportar y vive Dios que lo hacen. Precisamente el Altísimo fue otro de los protagonistas. Bendiciones, plegarias y el “Dios bendiga a estos Estados Unidos” –se desechó la palabra América, empleada en otras ocasiones-, flotaron en el frío ambiente de la capital federal, menos llena que hace cuatro años, pero igual de vigilada.
    El español sonó alto y claro en la voz del reverendo León, episcopaliano,  cubano que llegó con 11 años a Miami, sin sus padres, capellán de la  que se conoce como “Iglesia de los presidentes” quien dijo “Señor presidente y vicepresidente que Dios os bendiga todos los días. Antes, la tradición también se renovó con los versos pegados al suelo de Richard Blanco, el ingeniero cubano- americano, nacido en Madrid, que también dijo “buenos días” en el idioma que su madre, una exiliada castrista que le dio a luz en Madrid, le enseñó de niño. Richard rindió homenaje a los emigrantes que como él y su familia buscaron y encontraron una “promised land” en la que echar raíces. 
    Entre oficialidades y rituales el presidente, que ha rebajado su oratoria a ese perfil medio del que ya no necesita vender sus excelencias, les dijo a los americanos que hay que se responsables en la vida, que nada se consigue sin esfuerzo y que una nación tiene que cuidar a los vulnerables y proteger a los que tienen menos, aunque sin dejar de lado su escepticismo acerca de que todos los males de la sociedad puedan ser resueltos por el gobierno. “El espíritu de empresa es una constante de  nuestro carácter nacional; cuando cambian los tiempos nosotros también”. Y todo esto con clásicos americanos adaptados a los nuevos tiempos. Como le gusta a Obama. James Taylor y su peculiar versión de “America the Beautiful” rompieron el hielo antes del juramento. Kelly Clarkson cantó «My Country ‘Tis of Thee» y Beyonce, con su interpretación del himno nacional, acompañada por la banda de Marines, dejó claro que es una  gran cantante que encima va sobrada de belleza. Más tarde habrá que bailar.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook