Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 28
    Enero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Propuesta de ocio

    PabloGenovesEl pasado sábado visité la ciudad de Murcia como si fuese una turista. Hacía un día soleado y frío, con una luz transparente y un cielo tan azul como nos tiene acostumbrados en estas latitudes, fiel a sí mismo. Nos proponíamos visitar algunas de las exposiciones que habían sido recientemente inauguradas, y el resultado fue altamente recomendable. Por eso me animo a proponer aquí un recorrido por ellas que puede muy bien ocupar una mañana o una tarde.

    Comenzamos tomando un café en el Mercado de Verónicas, donde se pueden comprar extrañas semillas orientales de propiedades casi mágicas, según nos decían. Junto al mercado, en la sala de exposiciones del mismo nombre, se encuentra la exposición de Daniel Canogar, Incontable, comisionada por Julieta Haro.

    Instalaciones que nos hablan del paso del tiempo, de los restos y huellas de la tecnología, con lograda una mezcla de frialdad tecnológica y belleza, rara y sugerente.

    Junto a Verónicas, en el Palacio Almudí, expone Lidó Rico. Una retrospectiva extensa que ocupa las dos plantas del palacio y que el artista ha titulado Histoires des hommes volants. Las características piezas de Rico están siempre cargadas de un anhelo por traspasar los límites del espacio, de la bidemensionalidad y de la gravedad, sugiriendo un espacio de tres dimensiones, bien sea externo o interno (me gustaron esas bolas de cristal que encierran fragmentos de ruina, representadas como las ilustraciones de un cuento infantil), en propuestas muy narrativas y oníricas. Quizás las piezas menos ambiciosas sean para mí las más emotivas y logradas, aunque en todas late la singular poética del artista.

    El sol nos calentará suavemente la espalda en nuestro camino hacia el centro de la ciudad donde, en la Galería La Aurora, José Fermín Serrano expone una colección de Marionetas de Mali que él mismo ha seleccionado in situ, viajando al país africano meses atrás, y sometiéndolas después a un laborioso proceso de reconstrucción y limpieza, para exponerlas en todo su colorido ahora. Las acompaña un vídeo interesante que da cuenta de su producción. Coloristas, espectaculares y naif, nos transportan a otro mundo artesanal y antitecnológico, festivo y ritual.

    Como también lo hace, finalmente, aunque en una dimensión completamente opuesta, la excelente exposición fotográfica de Pablo Genovés, Otro día, Otro lugar, que cuelga en la Galería ArtNueve. Fotos postapocalipticas que muestran las ruinas de nuestra cultura occidental, arrasada por las fuerzas de la naturaleza. De una belleza barroca y clásica, llenas de historias secretas, el artista enfrenta lo natural a la cultura, y presiente el final de una época donde nuestro mundo de referencias será devastado por aquella. ¿Una metáfora del final del arte mismo?

    Será la hora del aperitivo o de la cena cuando terminemos de disfrutar de este recorrido y, como estamos en el mismísimo centro de la ciudad, podremos elegir dónde tomar desde una buena tapa a una taza de chocolate caliente.

    Il y a en pour tous les goûts.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook