Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 12
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Otra ciudad

    playaEscondida casi entre los fastos de “pan y circo” que nos ofrece la administración se encuentra (prometimos en la entrada anterior hablar de ella) otra ciudad. Una red modesta pero eficaz de asociaciones e instituciones civiles, privadas, con o sin ánimo de lucro, que mueven el tejido social por canales culturales alternativos. Importa tenerlos en cuenta porque sus propuestas no cuentan siempre con el altavoz de los medios de comunicación, pero sí con el seguimiento incondicional de amplios grupos de ciudadanos que se identifican con ellas y las disfrutan. Disfrutan de otra cultura. En los últimos años, con la caída de la inversión pública, han surgido espacios con ofertas culturales muy variadas, que llenan el vacío que ha dejado la administración y expresan la necesidad de numerosos sectores de mantener vivo el conocimiento y la circulación de las diferentes expresiones culturales, con medios modestos pero resultados muy interesantes. Nos referimos a pequeños bares que programan música o danza de calidad, desde el clásico Itaca hasta el más reciente Espacio Pático; asociaciones como La Azotea y sus propuestas múltiples, o El Árbol rojo, este último con sus Clubes de lectura diseminados por toda la ciudad; las cinco asociaciones que forman parte de los Espacios Culturales independientes  de la Región de Murcia, que organizan el festival de  Agitación Escénica DeCorrido que comenzará la próxima semana; Los domingos sin prisa, los lunes literarios del Zalacaín que organiza Alberto Caride,  el que se consagran como una cita imprescindible para conocer los poetas emergentes; la asociación del Gremio de editores, que nos trajo el pasado curso encuentros con escritores y editores casi míticos, como Mario Muchnick; o el festival internacional de Teatro de títeres, Títeremurcia, entre otros. A todas ellas se suman ofertas con carácter ecológico-social, como los huertos urbanos y sus propuestas medioambientales, Murcia en bici, y algunos otros. No puedo ser exhaustiva, por lo que pido disculpas por los olvidos, que serán muchos dada mi edad, pero quiero invitar desde aquí a frecuentar y difundir unas propuestas que surgen desde el entusiasmo y la confianza en la cultura, y suponen una oferta continuada y estimulante que hay que cuidar. Está en nuestras manos tomarlas en cuenta. Animémonos a buscar la playa bajo los adoquines pues, surgiendo de la arena tibia, encontraremos otra ciudad.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook