Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 28
    Junio
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Nutrir la vida

    francois-jullien-nutrir-la-vida-mas-alla-de-la-felicidad-11373-MLA20043413134_022014-OElegí este libro de François Jullien por su título, sin saber nada del autor ni de su contenido. Buscaba un texto más sobre el cuerpo y Jullien se pregunta en el capítulo VI, ¿Tenemos un cuerpo? Prometía. Nutrir la vida. Escribí un libro paralelo mientras lo transportaba en mi mochila, esperando el momento de abrirlo y de leer, demorando casi el regocijo que solo su título me proporcionaba. La ciudad quedaba afuera y lejos, mientras paseaba por su centro sin atenderla. Nutrir la vida será cuidarla, alimentarla con ingredientes de calidad, demorarnos en un buen baño, en la escucha del canto de un pájaro, en el tono de una buena conversación, me decía. En las cosas pequeñas. Nutrir la vida. La tres palabras son más que suficientes, no hacen falta más para lograr su objetivo, pensaba. Son una iluminación, portan una idea nutricia en sí mismas. Una vorágine de evocaciones sin fin. Como nutrimos el cuerpo, nutramos la vida. ¿No les parece? No dejemos que la vida se apague, se mecanice, se empobrezca: nutrámosla. No la engordemos, no se trata de eso (obviamente, no se trata de llenar la vida, ¡qué horror!, no soportaría una vida obesa). Nutrir la vida es otra cosa. Piensen, piensen qué otra cosa es. Nútranla. Desde mi mochila, el libro prometía un diálogo fructífero y nutricio, como una buena merienda infantil, cumpliendo por anticipado la misión de todo libro de hacernos pensar. De nutrir la vida.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook