Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 08
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Jueces justos

    MatarDe la noticia con que nos ha recibido 2014 de la imputación de la Infanta Cristina por blanqueo de dinero y delito fiscal en el proceso abierto en el caso Noos, no quiero destacar a la protagonista, sino a quien la ha hecho posible: el juez José Castro. En unos tiempos donde la moral ha desaparecido de la esfera pública, transformada en una especie de zafio pragmatismo del todo vale si no me pillan (un pragmatismo que se expresa también en lo individual. Insisto: no hay tensión moral en nuestra sociedad, lo que significa el inicio de su decadencia), la confianza en la justicia es el último bastión que nos queda antes de que la nave se hunda en la ciénaga, el escepticismo y la pasividad nos aniquilen y la sociedad se convierta en un “sálvese el que pueda”, con un completo abandono de lo colectivo. De ahí que desde aquí quiera rendir un homenaje a los jueces justos. Esos que tan bien llevaba a la pantalla Spencer Tracy, o Gregory Peck en la incomparable “Matar a un ruiseñor”. Recuerdo mi emoción siguiendo aquellas historias ejemplarizantes, la admiración que sentía frente a su tenacidad. Hombres con una profunda idea de la justicia y de su labor, indispensable en cualquier sociedad digna, que no se dejan amilanar por las presiones que reciben y siguen adelante con su tarea, pese a quien pese. En nuestro país, y en otros, cómo no, sabemos lo que pagan por esa fortaleza moral: la marginación y la expulsión de la carrera judicial, si los poderosos se empeñan en ello. Pero algunos jueces siguen ahí, apostando por lo que creen que es la justicia, con las armas de la ley en la mano. Héroes casi indefensos en un mundo donde la heroicidad y la honestidad han desaparecido. Un mundo donde los corruptos no pagan por sus delitos, y estos se extienden como una mancha de aceite que lo ensucia todo, haciéndonos cerrar los ojos con asco ante el desastre. Todo el aparato del Estado se volcará contra este auto, al parecer magníficamente argumentado, esperemos que triunfe la ley, y que el ejemplo del juez Castro cunda entre los de su oficio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook