Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 15
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    De la libertad de las mujeres

    abortoEn la decisión que toma la mujer de abortar hay un profundo acto de afirmación personal y política. Frente al accidente biológico que representa una concepción no deseada, error que puede sucederle a cualquier mujer por el hecho de serlo, la mujer que decide interrumpir el embarazo se afirma frente a lo biológico, toma partido por su propia vida, elije; se dota del derecho de separar su destino trascendente de ciudadana (su derecho a tener un proyecto independiente, una profesión, una vida gestionada con la menor injerencia posible de accidentes), de la inmanencia de una naturaleza física que la marca como hembra de la especie, pero que no la define por entero. La lucha por el derecho a la igualdad de las mujeres se funda desde sus orígenes en esta separación entre ser mujer y ser madre. La generalización de los métodos anticonceptivos y el derecho al aborto supusieron un salto cualitativo en este proceso, al devolver a las mujeres un cuerpo hasta entonces esclavo de lo biológico. La mujer, por primera vez en la historia de la humanidad, disponía del derecho a elegir ser o no ser madre, sin arriesgar, en el caso de decidir no serlo, su propia vida (como sucedía con el aborto clandestino). El uso de este derecho, en contra de lo que nos quieren hacer creer quienes se dicen “defensores del derecho a la vida”, no ha aumentado el número de mujeres que deciden abortar, que permanece estable, lo que muestra que no se trata de una decisión tomada a la ligera. El anteproyecto de ley del aborto que ha puesto en marcha el gobierno expropia a la mujer de estos derechos, subordinando su vida como mujer a una capacidad biológica de ser madre que, solo cuando es elegida, podríamos considerar como formando parte de su identidad. Supone, por tanto, el retorno a la esclavitud del accidente biológico, a la consideración de la mujer como ciudadano de segunda clase de cuyo destino se apropia el Estado y sus aparatos de control. La mujer que decide abortar no es una enferma mental que tenga que ser diagnosticada por dos psiquiatras que avalen su decisión, defiende Eudoxia Gay, presidenta de la Asociación española de neuropsiquiatría, asociación de profesionales de la salud mental que se opone a la reforma. Tampoco es una menor de edad, sino un ciudadano con derecho a elegir su destino en algo tan decisivo como la maternidad. Nadie puede obligar a una mujer a ser madre. Durante toda mi juventud luché junto a otras compañeras por el derecho a un aborto libre y gratuito, derecho que logramos en nuestro país, como en la mayoría de países de Europa, y que hoy se ve profundamente amenazado. Nunca pensé que asistiría a su desmoronamiento. Me faltan las palabras para expresar mi indignación y manifestar mi protesta. La ley que pretende imponernos Gallardón es aún más retrógrada de lo que parece a primera instancia, pues supone un paso definitivo en la cruzada que la derecha más reaccionaria y la Iglesia más conservadora han emprendido para devolver a las mujeres al interior de sus hogares, volviendo a identificar ser mujer con ser sumisa, con ser madre, con ser, en definitiva, subordinada. Ninguna de las leyes que el PP ha ido elaborando para ofrecer a la empresa privada un estado de bienestar que desmonta paso a paso, estado que logramos imponer con esfuerzo hace treinta años, me ha dolido tanto como esta. Ninguna muestra con tal transparencia la ideología que subyace en el partido que nos gobierna, su profundo desprecio por las mujeres, atacando frontalmente los servicios que, para su liberación, es preciso que la sociedad se dote: guarderías, ayudas a la dependencia, servicios sociales. Nos quieren cuerpo biológico y en casa. Y no podemos consentirlo. Por eso, os animo a viajar a Madrid desde Murcia para unirnos al TREN DE LA LIBERTAD que el próximo 1 de Febrero, procedente de distintas comunidades autónomas, llegará a Madrid para protestar por esta ley, y expresarle al gobierno nuestras convicciones bajo el lema: "MI CUERPO ES MIO, Y YO DECIDO". Quienes estéis interesadas en venir, escribid un correo a: redfeministasmurcia@gmail.com.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook