Blog 
Microscopías
RSS - Blog de Lola López Mondejar

Archivo

  • 12
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cásate y sé sumisa

    sumisaViajo a Málaga para presentar mi última novela en una biblioteca pública. A la presentación asiste un grupo de mujeres que la ha leído y que comentan con enorme interés mil y un detalles de su argumento. Han venido solas, desde diferentes puntos de la ciudad, independientes y curiosas. Durante el debate, insisto en que nos encontramos en un momento de enorme involución respecto a los derechos de las mujeres (también de los jóvenes y de toda la población, excepto los que detentan el poder, cuyos derechos crecen exponencialmente), una especie de reedición de la misoginia romántica que se produjo en el siglo XIX como reacción de las instancias del poder a la participación de las mujeres en las revoluciones de comienzos de siglo y en la Comuna de París. Si las mujeres salen a la calle, abandonando lo doméstico, hay que intentar volverlas a este ámbito, a toda prisa, inventado ideales de feminidad como el del  ángel del hogar, y su antítesis: la mujer fatal, se dijeron los próceres iluminados. Ahora sucede lo mismo, argumentaba. Hubo unanimidad, se pusieron ejemplos varios. Luego salimos a tomar unas tapas, contentas, reconfortadas por los aspectos en común que habían salido en el debate. Por la mañana, en el diario Málaga hoy del sábado 9 de noviembre encuentro una noticia que me produce escalofríos: “Un libro del arzobispado de Granada anima a la mujer a casarse y ser sumisa”, la autora es una periodista italiana, Costanza Miriano, que afirma que las mujeres han de sostener el mundo “desde abajo”, y que es justo debajo donde se coloca el más sólido y resistente. Ser sumisa vuelve a ser, para esta periodista, el objetivo fundamental de las mujeres, la forma de encontrar la felicidad en la pareja (la del hombre no dudamos que sí), su máxima función en la vida. Y lo peor es que el subtítulo del libro reza así: Experiencia radical para las mujeres sin miedo. Invirtiendo, en ese uso perverso del lenguaje que viene siendo común en la derecha, la significación de la palabra miedo. Miedo a ser sumisa. Qué aguda. El libro ha sido publicado por Editorial Nuevo Inicio, una iniciativa del arzobispado de Granada y de un grupo de fieles, y muestra muy a las claras que la reacción a los avances en la igualdad no se ha dejado esperar, que hemos de estar alertas pues, entre la derecha y la Iglesia ,las propuestas para redefinir a la mujer irán hoy en la misma dirección que han ido siempre: la mujer, con la pata quebrada, y en casa. ¡Qué anacronismo! ¡Qué cansancio!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook