Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 31
    Agosto
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vuelta al tajo

    Acabo de regresar, después de unas merecidas vacaciones, y ya estoy en mi puesto de trabajo… Como no tenía mucho para invertir, han sido más bien baratas. Al aire libre. En el campo y en el mar. Por variar un poco.

    En el campo he visto un escaparate lleno de flores, dos árboles, que acababan de colocar unos operarios, y un fuego con unas cuantas llamas. Un señor muy aburrido cogió una cerilla… Los bomberos querían apagarlo pero se les olvidó la manguera y fueron a buscarla.

    Me tumbé en una alfombra verde, que es gratis de momento, y pinté una montaña para que el paisaje fuese mejor. En el mar me mojé un rato. Quiso morderme un tiburón o un pez araña, no lo sé muy bien, pero le mordí yo antes. Nadé en busca de alguna isla desierta… No quedan. Están todas llenas de rascacielos y bares.  

    Me habría gustado mucho visitar New York, New York para ver una estatua que trabaja allí defendiendo la libertad, según explican las agencias de viaje, o ir a París y ver esa torre infiel que engaña siempre a su marido. Incluso coger el tren...

    Vuelta al tajo

    El caso es que ya estoy en mi puesto de trabajo. Unos vuelven a trabajar enfadados o depresivos. Otros no acuden porque no tienen ningún empleo y sería una tontería acudir, y algunos, como yo, regresan tranquilamente. Así que ahí me tienen al pie del cañón. Trabajando toda la mañana y parte de la tarde. Acudiendo puntualmente y cumpliendo las obligaciones de mi tarea.

    El trabajo puede ser duro, aunque también es salud, a juicio de las autoridades sanitarias. Por eso, uno está tan contento. Es importante que sea digno y esté bien remunerado. No sé si el mío reúne estas condiciones…

    Pido monedas en una esquina. Y soy un pobre más que no tiene techo. Seguiré pidiendo para ganarme el mendrugo de cada día. Algún día, quizás, veré la estatua o la torre y tendré una casa donde refugiarme. Algún día.    

    Pinchen este enlace de cine en homenaje a Gene Wilder  

    https://youtu.be/e526IbNlQ98   

    Pinchen este otro enlace cinematográfico

    https://youtu.be/jCUi_E8J-bU    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook