Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Vas a las rebajas, te arruinas y ahorras dinero

    No tengo casi un céntimo pero voy a comprar en las rebajas. Es una buena forma de ahorrarse mucho dinero. En realidad, no necesito nada especialmente. No importa. Compraré. Hay que aprovechar las circunstancias y no desaprovechar que los precios son inferiores. Uno está en crisis y debe buscar el modo de ahorrar comprando y pagando lo menos posible.

    Ahora puedes adquirir lo que te dé la gana, arruinarte y te ahorras un montón. Ir de compras, además, es una gragea antidepresiva. Adquieres cosas que, aun no valiendo para nada, las tienes ahí. Es obligatorio acudir a las rebajas. Deberían multar a quien no acuda. Eliges esto, lo otro o lo de más allá y lo pasas en grande buscando, rebuscando o comprando o no comprando lo que sea.

    Y si no compras te diviertes, que es de lo que se trata sobre todo. Sales a la calle, pasas el rato, charlas con el dependiente o la dependienta, con la clientela que compra o no compra... Ir a las rebajas es de lo más entretenido. Pienso acudir todos los días. Es un espectáculo excepcional. Recorres cada una de las plantas de los grandes almacenes, vas de tiendas, ves los precios tan monos que hay... Aunque no necesites nada especialmente. Ya digo.

    Te distraes, sonríes y ríes. Me lo gastaré todo. No tengo casi un céntimo pero voy a comprar en las rebajas para ahorrarme mucho dinero. Compras un abrigo, sea o no de tu talla, o una bufanda, te la pongas o no te la pongas. Miras, compras... Después pediré monedas a los viandantes para comprar más cosas. Y, vuelvo a repetir, no es que necesite algo especialmente. No importa. Compraré. Uno está en crisis y debe buscar el modo de ahorrar comprando y pagando lo menos posible. ¡Vivan las rebajas!   

     

     

       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook