Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Todos a la sombra! Ellos, claro

    Cierran puertas, rendijas y ventanas a todo lo que pueda sonar a otra música. Sólo vale el plan de reformas tradicionales de Bruselas supervisado por el mundo económico y financiero e impuesto a los países de esta penosa Unión. Cierto es que aquí los personajes que ocupan interinamente los puestos básicos son alumnos muy aplicados y no oponen la menor resistencia ni ofrecen otros senderos que puedan explorarse. No. Perseveran. Claro. Ellos son parte de la ultraconservadora revolución que se disfruta.

    Confían en que estrangulando a millones de personas, en todos los sentidos, se sentarán las bases para la recuperación. ¡Menudas bases! Nada de gestionar la crisis al servicio de la ciudadanía, sino a merced total de los acreedores y de los frescos del barrio. Las debiluchas instituciones definen en qué consiste esto de Europa. Un diseño al servicio de los jefes del "money, money". No. Pretenden que los demás no salgan del túnel para tener sujeto al personal y que sus intereses totales estén a buen recaudo. 

    Los recortes y las estafas en sesión continua impiden el remedio. Ni creación seria de trabajo ni transformación del modelo productivo con criterio social y medioambiental. Los bancos son un problema. El BDE (Banco Desvergonzado Europeo) actúa en este drama teatral como representante de las fuerzas acreedoras. Financia principalmente a las entidades bancarias para que compren deuda pública con tipos de interés más altos. Y a forrarse con esa Operación Triunfo.

    Las condiciones regresivas nos alejan de un verdadero camino social y democrático. Las políticas solidarias, redistributivas e integradoras brillan por su ausencia. Ya lo ven. Beneficios para la gran banca y las grandes corporaciones industriales y energéticas, y una clase trabajadora en el último rincón y a golpe de pito. Los chantajistas financieros ganan. Y los organismos europeos son los fantoches que presionan a los Estados con la venia de unos gobernantes falderos y duros con los débiles.

    La injusta fiscalidad sobre las rentas del dinero, la devaluación de los servicios públicos y la flojera de los ciudadanos, pese a algún que otro pataleo, son cuestiones de gran envergadura. Todo el peso recae en las familias endeudadas y en favor de ciertos bolsillos. ¡Todos, todos! Todos los mecanismos que nos condujeron a la recesión están siendo reforzados con las medidas que se imponen como una apisonadora anticonstitucional vestida de constitucionalidad. 

    El control de capitales y un proyecto alternativo de manera internacional constituyen un chorro de agua imprescindible para sofocar el fuego y darle al oscurísimo asunto otra orientación más luminosa. Ha ido pasando desapercibidamente para que no cunda el ejemplo, pero debemos aplaudir a Islandia tras encarcelar a políticos y banqueros corruptos gracias a su limpia revuelta de 2008. Triplicará su crecimiento en 2012.

    Pero hace falta más si se quiere edificar otra Europa con movimientos sociales y políticos que neutralicen esta inercia que nos tiene inmersos en un enorme terraplén. ¿Ustedes quieren que las familias y la economía sumergida sigan siendo refugios contra el paro? ¿Les satisface perder derechos en serie, sin vías de cara a recuperarlos, como ocurre con la privatización de la Sanidad valenciana o con tantas otras cosas? ¿Desean ustedes continuar así o peor permanentemente?... Éstas son las realidades calenturientas que tenemos entre manos.        

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook