Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 12
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Qué contento estoyyyy!

    Qué contento estoy de estar sentado por fin en este confortable banquillo. Feliz por pisar la alfombra azul, por haber saludado a mis amigos y a mi legión de admiradores. Por realizar un corte de mangas a mis enemigos. Bien sentadito y con las manos limpias con jabón antiséptico. Y nada de delito continuado ni discontinuo de cohecho pasivo...

    Toda un farsa para desprestigiarme y para que dejara mi cargo de muy honorable president. Aquí me tienen con una sonrisa de oreja a oreja. Totalmente tranquilo y con la conciencia reluciente. Esto de la "causa de los trajes" de la imbécil señora Gürtel es una película cómica con la que me parto de risa. ¿Corrupto yo? No, gracias.

    Las acusaciones pueden preguntarme lo que les dé la gana. Ahí está mi abogado defensor, vestido de guardameta imbatible, para frenar las calumnias y los goles que quieran colarme por la escuadra. El jurado popular debe saber que servidor de ustedes nunca aceptó doce trajes, cuatro americanas, cinco pares de zapatos y cuatro corbatas como obsequios de la tal Gürtel.

    El importe de unos 14.000 euros lo aboné honradametne de mi cartera... Jamás he aceptado calzoncillos, pijamas ni prendas de vestir. Eso de la corrupción política vinculada a mi partido es un invento que sólo busca manchar mi buen nombre, mi pulcro honor, al que saco brillo cada día, y el de mis leales colegas. 

    Algunos quisieran verme con traje de rayas en lugar de ir arreglado con la elegancia que me caracteriza. Pero son unos pocos que chocaran sus frentes contra la pared cuando me absuelvan, cosa de la que no tengo la menor duda por mi total inocencia como imputado. Una persecución que muy pronto acabará felizmente.

    Jamás se han concedido adjudicaciones de contratos por millones de euros a cambio de regalos. En esta cacería a la que aún estoy sometido les van a salir los disparos por la culata. Yo no tengo amiguitos del alma en ninguna empresa ni quiero a nadie un huevo. Y mucho menos dos huevos. ¿Está claro?... Muy bien. Ahora a seguir riéndome de todo. De todos. A relinchar y que me sigan aplaudiendo. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook