Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Septiembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pongamos que hablo de Botella

    Como alcaldesa de la capital del Estado, no entiendo por qué soy el saco de los golpes. Mis palabras, sean en inglés o en el más perfecto castellano, llevan siempre la impronta de mi natural talento y la marca de mi intelectualidad. Pregunten lo que sea. Yo respondo tranquilamente con una sonrisa de comedianta y tan feliz.

    Si me preguntan por el desempleo, hablo de infraestructuras. No es un problema de los cascos de traducción simultánea. Digo lo que me apetece. Y punto. No tengo resbalones dialécticos como pueden comprobar. Si digo “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”, bien dicho está. Sólo me faltó añadir “café con leche y una ensaimada”. Mejor aún unos calamares. Que abundan en ese lugar.

    Han de saber que la candidatura madrileña para los Juegos Olímpicos era la mejor. ¡Lástima! El sueño olímpico se ha esfumado. Yo, mi partido y el Gobierno teníamos tantas ilusiones… Queríamos colgarnos medallas y edulcorar la situación de la ciudadanía. Quisimos, y seguimos queriendo, vender la idea de que, gracias al Ejecutivo, podemos ir por el mundo con la cabeza alta. Por obra y gracia de nuestra imagen y de la política interior y exterior, Madrid debería haber conseguido la sede olímpica. No ha sido así. ¡Tongo! Simplemente.

    Se nos ha aguado la fiesta y somos víctimas de la más pura y simple arbitrariedad del COI. No importan los muchos euros gastados en chuflas, gaitas y en el 80% de las infraestructuras correspondientes… No importa la precaria situación de tantas personas. Los recortes financieros, en sanidad, educación o en lo que sea preciso son imprescindibles.

    No importan las deudas de los gastos básicos para los colegios, ni los recortes en barridos y baldeos de las calles. Ni importa el nulo poder adquisitivo de los trabajadores, parados o pensionistas... O la amenaza de la desnutrición de 2,3 millones de criaturas. Si hay tantos parados sin cobrar subsidio alguno y la cifra crece es problema de ellos. El Ministerio de Turismo mantiene el recorte del Imserso y se pierden miles y miles de turistas… Vale. El chaqué, la peineta y la mantilla para nosotros. Los listos de la clase. Las alpargatas, incluso agujereadas, para el pelotón de la carrera.  

    Lo verdaderamente doloroso es que no nos han dado las olimpiadas y la oportunidad de hacer más negocios vendiendo humo a la población. Una pena. Podíamos haber aumentado nuestra gloria y el triunfalismo, del que hacemos gala, y subir al podio de los campeones. Como alcaldesa no lo he logrado. Pero he hecho una regocijante actuación. Mi compañera Cospe, la otra monologuista cómica, y el resto de mis lúcidos colegas tienen en mí a una seria competidora.

    A mi presi le dan la enhorabuena por donde pasa. Le dan palmaditas en el lomo por ser un monaguillo excelente. Le lanzan elogios en la cumbre del G20 por nuestra recuperación económica y por los sobresueldos, y seguiremos realizando lo que sea menester para salir de la crisis, aun en contra de toda la oposición política y ciudadana, porque tenemos una mayoría sólida.  El país saldrá de la crisis aunque ustedes se queden enganchados en ella. Lo sé, lo sé. ¡Somos un lujo! Quedan invitados a un “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”. Sin ensaimada, eso sí, y sin calamares.               

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook