Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 26
    Diciembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Navidades políticas

    El presidente del Ejecutivo en funciones toca la pandereta o la zambomba, por tocar algo, y nos desea un próspero Gobierno nuevo. Mariano Rajoy obsequia peladillas a Pedro Sánchez, ya que a nadie le amarga un dulce. Pero no está el horno para bollos. Le  sirve turrón estable para conseguir su apoyo de cara a continuar siendo el inquilino de Moncloa. Y el líder socialista (al menos por ahora y aparentemente) no contribuye a investirle, sino a embestirle, y le regala calabazas al candidato popular, como ordenan los cinco millones y medio de votantes-sufridores, con su “no”en primera y segunda vuelta anticipadamente.

    Sánchez intentará formar su propia mayoría de cambio y diálogo (con permiso de sus majestades los barones y de Susana Díaz) si Rajoy fracasa en el intento de conseguir incienso, mirra y oro en vez de carbón. En el PP ya buscan un nuevo líder… El interés general de nuestro país no pasa por apoyar a ese señor o a cualquiera de sus ilustres compañeros-as.

    Ahora bien, como segunda fuerza política, si Pedro Sánchez aspira a que un socialista presida el Congreso para que la Mesa refleje la correspondiente pluralidad, está renunciando indirectamente a formar esa posible mayoría. No se olvide que el pacto postelectoral con más apoyo es el de PSOE y Podemos. El mensaje de los electores va por ahí.

    Por su parte, Albert Rivera, abducido por el espíritu de la Navidad y con el ánimo de que se vean sus oportunistas luces de colores, ofrece a PP y PSOE un consenso que represente el arranque de la legislatura e impulse reformas de regeneración política. Si hubiese acuerdos de fondo podría dar el “sí, quiero” a Mariano, después de prometer en la campaña que no le apoyaría ni que entraría en el próximo Gobierno.

    La estabilidad económica y la tranquilidad de los mercados o de los poderes fácticos son las prioridades, por encima de las personas, para que no se arme el belén y sigan bebiendo y vuelvan a beber los peces en el río. Tanto afán de Ciudadanos por romper el sólido bipartidismo, y ahora Rivera habla de debilidad e incertidumbre.  

    En su pesebre vallecano, Pablo Iglesias se viste de pastorcillo y sienta a un pobre a la mesa. Le invita a calentarse con una estufa y a comer pavo con su plan de choque contra la exclusión y la desigualdad. Escribe la carta a los Reyes Magos y a las reinas magas para pedir una “figura independiente” como alternativa a Pedro Sánchez, además de una ley de emergencia social, el fin de las puertas giratorias… 

    Por cierto, el excoordinador federal de Izquierda Unida, Julio Anguita, sueña con un roscón republicano y con una vida más allá del euro. Aboga por una ley electoral, que no falsifique la voluntad ciudadana, e insiste en la necesidad de que se retomen las negociaciones entre Podemos, IU y fuerzas sociales para confluir de cara a las próximas elecciones y que toque la lotería. Dentro de cuatro años o de cuatro días quizás.

    El candidato Rajoy, en fin, levanta su copa de gaseosa, por razones de austeridad, con objeto de que se mantenga la próspera cabalgata de los avances económicos y sociales. Anhela la construcción de un gran acuerdo de convivencia democrática, reparte uvas de la suerte, tras dar la espalda a todos y con las manos manchadas por el fango de la corrupción, y solicita responsabilidad para la gestión de la voluntad de los españoles. Los santos inocentes a quienes se les toma el pelo en sesión continua. Que aplauden el aroma de las bombas fétidas y la dulce suavidad de los polvos pica-pica.

    El Rey nos da el tradicional aguinaldo. Hace una llamada al entendimiento e invoca la pluralidad política expresada por las urnas. Una nueva realidad que trae otras perspectivas. Reclama dinamismo a las instituciones, sintonía con la sociedad y la rectitud necesaria para la vida pública. Un crecimiento económico sostenido y reducir las desigualdades, acentuadas por la dureza de la crisis económica…

    Una involución con la que algunos nutren sus intereses y muchos se desinflan, sin horizontes, debido al orden de prioridades impuesto hasta ahora. La “grandeza de España” queda reflejada en el Salón del Trono del Palacio Real, desde donde Felipe VI lanza mantecados amargos a los independentistas catalanes, que corren su particular San Silvestre con un Artur Mas al que le falta una bombona de oxígeno. 

    “Un comportamiento sobrio”, defiende el papa Francisco. Canta en la Misa del Gallo, con la venia de San Pedro, y se refiere a una sociedad ebria de consumo y de narcisismo.  Demanda bondad y paz entre las naciones. En el establo de la Basílica exige que los católicos renuncien a las riquezas del mundo. Los sacerdotes de las altas cumbres y las clases dominantes se persignan, cenan besugo y descorchan champán para que las cosas no cambien nunca por la gracia de Dios. Sea como fuere, ¡feliz mazapán! Y feliz año más o menos. 

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/5zjk-JDSU3I

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook