Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 18
    Agosto
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Movida madrileña... y un "no a las agresiones"

    El gran encuentro internacional está en marcha. Gastos aparte, la JMJ no es un congreso para debatir los problemas de muchos jóvenes en la sociedad actual. La educación, los conflictos escolares, la integración en la vida profesional, los tratos discriminatorios al género femenino y a la infancia, la desigualdad y la pobreza en medio de la riqueza, la marginación o el exceso de competitividad quedan diluidos en un mensaje que pretende salvar y redimir a la gente joven a través de la bendición apostólica. Ésta es la esperanza ante el presente y el futuro con el oleaje de una crisis impuesta por los poderes económicos.

    Se puede tocar la flauta mágica e hipnotizar a la muchedumbre. Pero no es posible amansar a las "fieras" que sólo exigen ética, derechos humanos o respeto a la naturaleza. A quienes defienden la insurrección pacífica, la indignación activa contra cualquier manifestación caciquil, como la dictadura financiera que impide una democracia real. Por supuesto, no ovacionamos las agresiones o los radicalismos, vengan de donde fuere. El mensaje de amor, apuntalado en los púlpitos más reaccionarios, consiste en asumir todas las tortas de los que tradicionalmente son dueños de la batuta. Golpean y seguirán haciéndolo, bajo el tosco disfraz de los salvadores del mundo, mientras el vecino debe encajar los golpes con alegría, adoración y fe en los divinos mercados, en la banca y en los farsantes, en suma, de esta comedia grotesca. Si hoy un tal Jesús, no más hijo de Dios que el resto, estuviese ahí, sería ecologista y uno de esos "progres trasnochados". Pacífico, naturalmente.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook