Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 08
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Memoria de Alicante

    Asomé la cresta lentamente y nací. Aquí no, si bien mantengo un noviazgo con Alicante desde hace varios lustros. Cuando me enteré de que esta ciudad estaba inventada quise venir a conocerla. Y vine con mis papás en un tren echando humo. Que pitaba más que andaba. Eran los años 60. Conocí el charco azul, las palmeras o el castillo de juguete enclavado en la cumbre del Benacantil... Recuerdo algún balneario que aún no había sucumbido en el hormiguero de un Postiguet lleno de algas. La plaza del Topete en el Raval Roig, la calle Madrid, donde nos hospedábamos... En la casa de Maruja, Paquita y Vicentín. El bar de Ismael, muy cerca, y la ermita del Socorro, cuyo origen se remontaba al siglo XIII y que pidió auxilio inútilmente ante los pelotazos urbanísticos y un próximo garaje. El cartel de cervezas El Neblí situado en el Cocó. O los cines de verano. El Rex en la calle Gravina, la plaza de toros sin cuernos y con pelis en una pantalla situada en la arena... Silla de pista, siete pesetas. Tres pelas poniendo el trasero en la grada. El cajón sorpresa de la gran tómbola, como cada noche veraniega, junto a lo que luego sería el Meliá... Los antiguos tranvías, la rica horchata y el cotorreo a la fresca. Un barquito de papel iba hasta el faro, el faro guiñaba el ojo y el barquito volvía al puerto danzando el vals de las olas y con medio pasaje mareado. Alicante, en fin, continúa su rumbo entre espinas y flores. Cambia la tripulación y siguen navegando los viajeros hasta bajarse en una u otra parada.         

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook