Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Laberintos, rutas y salidas

    Calles y encrucijadas. Recorremos senderos por el laberinto y avanzamos dentro de él. Uno puede extraviarse en su interior... Caminos alternativos y bifurcaciones. A veces no se ve ni una sola abertura. Una ruta correcta o una incorrecta que nos conduce o no a una vía de escape. Vías muertas, caminos sin salida... ¿Tenemos habilidades para controlar nuestro propio destino?

    La soledad, el amor y la angustia pertenecen a este laberinto confuso. La honradez, el coraje, la dignidad, el dolor o la esperanza aumentan el folletín de emociones y de estados. Nuestra historia particular transcurre en el laberinto del tiempo, donde todas las alternativas son posibles. Nos sentimos perseguidos y queremos liberarnos de esa persecución que condena a vivir huyendo siempre.

    Pasillos que no llevan a ningún lado... Pero buscas una salida que desemboque en la luz. En la eternidad tal vez. El visitante del laberinto se desespera hasta que logra salir, quizás, con muchas dificultades. El desierto es un enorme laberinto sin puertas. Sin ventanas, sin muros y sin escaleras para subir o bajar. Un espacio vacío de vida en el que se fenece de hambre y sed.

    Laberintos de sombras perpetuas, como dejó escrito Borges. "Cada paso puede ser la caída... Sólo puedo ver para ver pesadillas". Y seguimos desplazándonos. Prisioneros entre calles y encrucijadas. Perseguidos, queriendo liberarnos. Huyendo y con la idea de administrar nuestro propio destino. Pasajes, arena y enredos para confundir en el laberinto del mundo. Una entrada, la búsqueda y la mejor vía de escape posible. ¡Suerte!              

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook