Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La ciudad está en estado

    Uno no se explica cómo se puede decir que todo está lleno de zanjas, que no hay aparcamiento en las calles... ¡Muy limpia! Y nada oscura con su flamante Ciudad de la Luz. Los barrios están relucientes. El estado de la urbe es magnífico y, por si fuera poco, la urbe está en estado con el Plan General de Ordenación Urbana, que va a ser la base de nuestro futuro desarrollo sostenible. No está viciado ni es especulativo. Las presuntas irregularidades son fantasías de cuatro renegados. Ni cohecho, ni tráfico de influencias, ni revelación de información privilegiada...

    Hay trabajo digno para todos como en el resto del país. Los concejales trabajan al máximo y la situación de nuestra primera edil es inmejorable. Los parches y los recortes en servicios básicos no existen. Las infraestructuras causan un natural alborozo y la circulación va muy bien. No hace falta reducir altos cargos ni asesores que tanto asesoran. Qué sería de nosotros sin ellos... 

    Nadie duerme a la intemperie. No tenemos viviendas vacías, afortunadamente, ni casas ni obras a medio hacer... Los impuestos están ahí en su justa medida, equiparados a los grandes sueldos que todos tienen la suerte de tener. Las alternativas de ocio y cultura relucen en pro de una palpitante y fresca actividad. Los adornos, las flores y las aceras nos sitúan en la vanguardia. La gestión de la clase política funciona a gran nivel y no existe ningún desastre urbanístico. 

    A los transeuntes se les ve dichosos tomando cañas y tapas, fumando en las mesas al aire libre. Quizá, eso sí, faltan más columpios en los parques para que los niños y los mayores disfruten más aún en la mejor tierra del mundo. Más papeleras, con la sana intención de que los viandantes gocen encestando papeles, y más guardias para vigilar y que nadie perturbe la satisfacción de los ciudadanos de esta leal, esforzada, excelente, ilustre, fiel y siempre heroica ciudad con los santos patronos que nos bendicen cada día.

    El comercio navega viento en popa a toda vela. Los turistas lloran cuando tienen que marchar, el folclore funciona y los servicios sociales están en primera fila. No. No nos saquean las multas con el fin de hacer caja a costa de los vecinos. Las cuentas municipales respiran perfectamente y la participación ciudadana contribuye en la toma de decisiones... 

    Por supuesto, la Comunidad ha sido y sigue siendo un modelo de gestión deslumbrante. No ha sido nunca ni es una de las comunidades más endeudadas. Si no fuera así, la culpa sería única y exclusivamente del anterior inquilino de la presidencia del Gobierno. Y punto. O sea, que no puede ser mejor el estado de la guapa y floreciente ciudad en estado de buena esperanza con el exquisito PGOU. ¡Enhorabuena!   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook