Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 07
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Feliz, feliz en tu día...

    Ejerzo el personaje de ama de casa en este guiñol del mundo. Tengo hijos, marido, un perro y un canario. A las criaturas hay que vestirlas, darles el desayuno y llevarlas al cole para que no sean algo el día de mañana. A mi esposo le preparo un café sin leche. Le han despedido con la nueva reforma y está dispuesto a sacrificarse como mandan los jefes. 

    El perro me saca tres veces al día a pasearle. Mi marido tiene depresión por culpa del desempleo y no sale, ni barre, ni hace nada. El pájaro está de luto y sólo canta marchas fúnebres... Hago la compra con permiso del poco dinero que entra en casa y cocino sopa con un ajo o una tortilla sin huevos.

    Friego los platos, los seco... No suelo romper ninguno. Pero los pobres siempre pagan los platos rotos aunque no los rompan. Es la ley. Y hay que asumirla como las personas decentes para que otros hagan de su capa un sayo. Recojo a los niños, les doy de merendar pan duro y hacen los deberes con el fin de que mañana puedan formar parte de la lista del paro o tener un empleo indigno a Dios gracias.

    Preparo la cena para que luego sueñen con los angelitos y mañana puedan madrugar. Soñar es gratis aún. Pero creo que van a imponer un impuesto para que no lo sea. El déficit lo necesita y debemos sacrificarnos como mandan los jefes. Mi esposo duerme con un ojo abierto y otro cerrado. Tiene insomnio por culpa del desempleo y no ronca bien. Esta noche cenaremos una bota cocida, que ya no vale, con sus cordones y todo. Riquísima. 

    Vemos los trapos sucios en la tele para contaminarnos mejor y nos metemos en la cama hasta el día siguiente. Suena el gallo antes de levantarse... Y la fiesta empieza otra vez. Afortunadamente, los fines de semana lo pasa una estupendo. Limpio toda la casa más a fondo y te diviertes mucho. Así que voy a celebrar el Día Internacional de la Mujer. Eso o dar un portazo y salir corriendo a buscar un trabajo chapuza... o hacia no se sabe dónde en este guiñol del mundo.   

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook