Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 15
    Enero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Espíritu emprendedor

    En los inicios de 2013 me he propuesto ser emprendedor. Tomar iniciativas y no cruzarme de brazos. No quiero mirar a las nubes a ver qué pasa... Como no hay enpleo y no cobro un céntimo, pensé que lo mejor sería crear para mí mismo un puesto de trabajo. Y en eso estoy.

    Sí, señoras y  señores. Un emprendedor. Me pongo en una esquina por donde pasa mucha gente y pido. Por la mañana y por la tarde. No me haré millonario pero funciona. Puedo comer más o menos, pagarme una habitación... Pienso introducir alguna novedad para que me echen más monedas.

    En el escenario callejero haré el monólogo de alguien que no tiene nada y necesita ayuda. Diré aproximadamente: "Una limosnita por caridad para este pobre hombre que lo ha perdido todo"... Mucho peor es quedarse inmóvil y no moverse de alguna manera.  

    Quizá pueda conseguir algún ahorro y hacer inversión en bolsa. Retirarme de este oficio y vivir de las rentas. Contaré a los transeúntes: "Déme algo, por favor. Lo que pueda. Pero déme algo. Dios se lo pagará  y usted se sentirá satisfecho por haber realizado una buena obra. Una simnple monedita que no va a ninguna parte. Gracias. Muchas gracias por su bondad".

    Hay que vivir en esta jungla de asfalto. Llena de fieras y de víctimas. Si pudiera ahorrar e invertir... No sé. De momento continuaré pidiendo limosna. Es necesario sacar a flote un espíritu emprendedor para no chuparse el dedo en esta hostil selva económica. De piedra y hormigón.    

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook