Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 23
    Mayo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    En la boca del lobo

    En medio de la plaza de la desesperanza, al lado de la calle de la amargura y del callejón sin salida del abuso, donde las más oscuras políticas económicas, sociales y laborales circulan a su manera, es preciso otro trayecto que ofrezca serias alternativas. No se puede seguir escuchando que con este sendero se hacen bien las cosas. 

    La crisis, el desempleo, la Unión Europena y todo lo demás merecen otra fortuna que no sea la que nos regalan los poderes financieros y unos gobernantes teledirigidos por la führer Angela. En la UE predominan las derechas en perjuicio de los derechos. Así nos va. Hay que poner encima de la mesa propuestas diferentes a las del integrismo conservador que nos inunda. Frenar el paro, la pobreza, las desigualdades... 

    Los excesos de austeridad ponen patas arriba a la población y dan luz verde a los amantes de diluir el Estado de Bienestar. Como forma compensatoria, se habla de darle impulsos al crecimiento o de ampliar plazos en lo que respecta a la reducción del déficit. Estimular el desarrollo sobre las bases de la siembra de hoy no augura buenos frutos el día de mañana. 

    Hay que hacerles la vida imposible al fraude y a los paraísos fiscales, no a los ciudadanos. Las políticas energéticas y medioambientales han de ser uno de los objetivos básicos. O la necesidad de un impuesto a las transacciones financieras para aportar fondos al bolsillo público y poner freno a la especulación.

    El nuevo presi del país vecino es un grano en la retaguardia de la jefa alemana. Hollande no piensa bailar con esta señora tal y como lo hacia su antecesor en el cargo. Defiende con su espada los eurobonos, los títulos de deuda respaldados por todos los países de la zona euro. Nosotros seríamos unos de los beneficiados, pero al monaguillo de La Moncloa no le gusta esta idea. La eurozona se blindaría de los ataques depredadores y especuladores. Y el Banco Central Europeo, o como se llame la sombría entidad, tiene que abrir nuevas líneas de crédito.

    El ratoncito Pérez, don Alfredo, no quiere quedarse atrás y su equipo prepara una renovación ideológica. Una agenda reformista para 2015 que incluirá una revisión de todas las estructuras institucionales y políticas con la intención de adquirir mayor peso y de volver a ser el partido de la modernización española. Está bien. Pero la ciudadanía no puede aguardar mucho.

    El agua llega al cuello, la calidad democrática está bajo mínimos y las condiciones de vida inquietan. No es por casualidad que los sindicatos auguren nuevamente un aumento de la conflictividad en nuestro país. Ahí andan las concentraciones y movilizaciones contra la reforma laboral y las grandes tijeras del Gobierno. El inquilino del sillón presidencial no habla con las centrales sindicales. No le interesa que le incomoden. Ni existe diálogo para intentar un pacto por la economía y el empleo. El lobo de los mercados aúlla, echa su mal aliento y muestra la boca. Dentro de ella seguimos.     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook