Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 12
    Enero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cuesta de enero, de febrero...

    ¡Qué bien! Estamos en 2014, el año del inicio de la recuperación. Triunfan las rebajas, el Gobierno y su grupo político tras los ajustes económicos y las reformas consistentes en recortes sociales. Los derechos y las libertades se reducen por debajo de la mínima expresión. El empobrecimiento, la desigualdad y la corrupción ganan la partida por ahora. Los rígidos defensores de la Infanta la dejan más aún con el trasero al aire, mientras que al señor juez le condenan a la hoguera de los infieles.

    Celebremos el éxito de los populares y subamos la cuesta de enero alegremente. La de enero, después la de febrero, la de marzo… Nos aguardan, pues, una mayor actividad y más desarrollo de la economía. Agradezcamos el reconocimiento de nuestro querido presidente a los españoles por la “comprensión, el sentido común, el coraje y la responsabilidad” para afrontar el final de esta etapa “tan dura, larga y difícil”, sobre todo por parte de los individuos que nunca se despeinan.

    La sumisión  recibe el premio de una palmadita en el lomo. Las tragaderas de la población obtienen el aplauso de nuestros capataces… Las grandes cifran enarbolan la bandera de la victoria, y a las economías domésticas les salen telarañas. Los objetivos, con el ahogo de los ciudadanos en primer término, consisten en menos desempleo y más cotizantes a la Seguridad Social.

    El salario mínimo tose mucho porque está congelado. Todo sea por contribuir a la causa de la recuperación imposible, la mejora de la competitividad y la creación de empleo.  La crisis seguirá su senda. El consumo no desplegará las alas. Y el ataque a los trabajadores y pensionista no decaerá. La gente necesitada sonríe, por fin, gracias al saneamiento de las cuentas públicas y a que se deja atrás la recesión. Afirman.

    Mariano consigue la ovación de la sociedad. Crecen las exportaciones, la inversión extranjera y el turismo, ese gran invento. Pero no sólo de estas cosas se puede vivir. Sin embargo, el presi cumple. Se comprometió a tirar por la borda la asignatura de Educación para la Ciudadanía y a modificar la Ley del Aborto. Dicho y hecho. No, no es admisible poder interrumpir un embarazo con dinero o la clandestinidad si no se tiene. No es de recibo que sólo los que tengan donuts y cartera disfruten de más derechos, mejor sanidad, educación, pensión o de lo que sea necesario.  

    Dadas las circunstancias del paisaje, aumenta la lista de normas para ser derogadas en la próxima legislatura si otros llegan a La Moncloa. En el Tribunal Constitucional, por cierto, hay montones de recursos contra leyes del Ejecutivo y de las autonomías. La reforma laboral, la ley Wert o la Ley de Seguridad Ciudadana son firmes candidatas a ser suprimidas, entre otras cuestiones. En fin. Aprobar y derogar. Éste es el problema.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook