Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 31
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cotillas, cotilleos y cotillones

    Hay cotillas que fisgan y lo chismorrean todo. Hay cotilleos en la tele plana, habladurías y comadreos de baja estofa para engatusar y vender mezquindades. Trapos sucios que no se lavan en casa con detergente... Y hay cotillones como el cotillón de la noche más vieja del año. Yo pienso asistir a uno. Lo marca el guión y hay que cumplir las tradiciones a rajatabla. 

    Me pondré un cucurucho en la cresta, un antifaz para esconderme, un collar hawaiano de plástico... Soplaré un matasuegras, que no mata a nadie, o una impertinente trompeta de cartón. Lanzaré serpentinas en un espacio lleno de globos y me pondré una narizota de payaso para hacer payasadas y no parar de reír. A la fuerza incluso.

    Daré vueltas a una carraca y no dejaré de bailar o de beber durante toda la noche. Sonarán las campanadas y me atragantaré con más de doce uvas para dar mayor impulso a la suerte. Brindaré con una copa vacía y lanzaré al aire un "¡Feliz año nuevo!"... La juerga no tendrá fin. Tomaré un churro sin chocolate a la taza por razones de austeridad y celebraré la Navidad todo el año para no perder la alegría en ningún momento. No voy a quitarme la nariz payasesca. Lo serio será divertido y regalaré globos por la calle a la gente. 

    Ya está ahí la vieja noche. La noche más vieja para celebrar la llegada de un próspero 2012. Digo yo. Es obligatorio salir con buen pie de 2011, aunque tengas un esguince en el empeine, y entrar repleto de dicha en el nuevo año que llama imparablemente a la puerta con un rodillo. Ya tengo todo en perfectas condiciones para el gran cotillón de Nochevieja... 

    No tendré invitados. Estaré solo. Pero voy a danzar Lloraré las penas con la escoba. Y sin pausa. Todas las noches. Para ahogar la crisis, la regresión, el timo electoral y los golpes contra los ciudadanos con el estruendo de un jolgorio ficticio lleno de serpentinas.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook