Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 18
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cállense y sean sumisos

    Ya está bien de artificiosas polémicas. Jamás hemos justificado o promovido abusos contra ustedes. Salta a los ojos nuestra eficaz gestión en el Gobierno, gracias a la cual se ve una bombilla, aunque esté fundida, al final del túnel. Todo el mundo puede opinar libre y legítimamente. Pero no valen las ofensas y las calumnias.

    Si no hubiéramos realizado la serie de medidas que conocen, hoy estaríamos mucho peor. Es preciso que las clases poderosas respiren a gusto. Es la única forma de que la pobre población pueda recibir la generosa caridad de las personas importantes. A esto se le llama velar por los intereses de la ciudadanía. O sea, que ya está bien de descalificaciones gratuitas o de groseras manipulaciones al respecto.

    No estén ustedes indignados. Al revés. Sonrían de oreja a oreja, agáchenlas como los perritos falderos y sean sumisos en beneficio propio. Que reine la cohesión de esta forma, en defensa de la sociedad a la que se sirve desde las altas esferas de la política y de las finanzas. No se dejen domesticar por el rodillo de la indignación dominante. Y vivan el bienestar, la justicia social y económica.

    Digan que sí fuerte conmigo y pónganse el esparadrapo en la boca para disfrutar. Contraigan nupcias con nosotros, sean sumisos como Dios manda y saldrán ustedes beneficiados. Sepan que se puede ser muy feliz obedeciéndonos, dándonos constantemente un incondicional apoyo.

    Aprendan, si no saben, la obediencia leal y generosa. Sumisión, en una palabra. Siéntanse la mar de felices sin comer perdices. Porque los que están debajo sostienen el mundo. Sean sólidos, resistentes y no teman. Éste es el alegato de mi Gobierno y de mi partido por el amor. Es decir, besen por donde pasemos y póngannos las alfombras. Estén sujetos a sus gobernantes sin oponer resistencia.

    Hago un llamamiento a la servidumbre. Respeten a los que se ponen por encima de los demás. No sean idiotas, sino sumisos sólo. No se preocupen si no tienen un empleo decente ni perspectivas de tenerlo. Den rienda suelta a su instinto natural, esa fuerza poderosa que no asume los condicionamientos culturales. Gocen ustedes de la libertad de no hacer nada y zambúllanse valientemente en la juerga del ocio.

    Aviso. Lo que acaban de leer se inspira libremente en el volumen Cásate y sé sumisa. Experiencia radical para mujeres sin miedo. Un libro que patrocina en nuestro país el glorioso Arzobispado de Granada. Así sea.             

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook