Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 11
    Julio
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Bienvenido, inspector Montes

    Se produce un crimen y el investigador de turno debe descubrir al criminal a través de pistas que le pongan en jaque mate. El asesino, aunque sea de una mosca, siempre tiene un móvil que le empuja a asesinar en cualquier emplazamiento. En una mansión aislada, en el Nilo, en una biblioteca, en una vicaría, en un campo de golf, en el Orient Express o en la sede de un partido político. Hay famosos investigadores como Sherlock Holmes, de Arthur Conan Doyle, Hércules Poirot, de Agatha Christie, o el teniente Colombo, que está en los cielos un poco despistado, con su gabardina y un purito en la boca. Con las pelis televisivas del teniente, los espectadores saben quién es el culpable desde el comienzo. Colombo no lo sabe pero siempre sospecha de algún individuo al que acorrala sin pausa. Incluso alguna anciana solterona, solitaria, muy atenta y amante de los enigmas y misterios como Miss Marple, también de la escritora Christie, puede solucionar casos imposibles que los inspectores de Scotland Yard no solucionan. O "Los crímenes del chakra", del colega Joaquín Collado. Un templo budista es el insólito escenario donde el inspector Montes tiene que intervenir con la ayuda de una guía-traductora al servicio de los lamas de esa comunidad. La ausencia de deseo y dolor o el encuentro con uno mismo, ingredientes del menú budista, además de ciertas pasiones, componen esta novela negra o policiaca con profusión de diálogos. La intriga está servida y el interés del lector mantiene el pulso. Quizá pueda transformarse en un guión de cine en la onda del mago Hitchcock. El inspector Montes tiene sus debilidades, sí. El inspector Clouseau mete la gamba y el detective Areta es un tipo duro que intenta sobrevivir en una sociedad oscura en "El crack", un filme de Garci del año 1981. "Llama un inspector" es una obra teatral de Priestley. Montes está ahí. Y otro inspector llama. Vale que el cartero siempre llame dos veces. Los inspectores llaman dos veces, tres, cuatro...  ¡Adelante!       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook