Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    A petición propia

    No es difícil imaginarlo. Nueve de la mañana del 1 de agosto. Sube a la tribuna de oradores del Senado, ya que el hemiciclo del Congreso está en obras, para dar cuenta a la opinión pública de “la situación política y económica”. No se trata de exponer nada serio y a propósito de la posible financiación irregular de su partido, durante dos décadas, y de los sobresueldos que obsequió Luisito, según él, a la cúpula del Partido Popular, incluyendo al señor presidente en esas percepciones de dinero fuera de la ley. ¿Éste es el debate monográfico reiteradamente exigido? 

    Y conste que la comparecencia es “a petición propia”. Eso de que acude a empujones, totalmente forzado por todos los grupos de la oposición y la ciudadanía, es una patraña como tantas otras que se vierten sobre estos angelitos populares. El “caso Bárcenas” sólo concierne al extesorero naturalmente, y “el caso PP” es cosa de los conspiradores que atentan contra la estabilidad fomentada con ahínco por la derecha extrema.

    Desviar la atención, poner cortinas de humo, propagar ridículas transparencias y controles cómicos, acusar a los socialistas y subir la moral de su tropa y de sus votantes son los ingredientes del guión de un Rajoy que, a diferencia de aquel coronel literario, sí tiene quien le escriba. La farsa de este hombre debe ser desmontada. No, no valen tampoco las órdenes genovesas de echar la culpa de todo al nuevo inquilino de Soto del Real y asunto arreglado. Intentó salvarse, sí, e intentaron que no cantara por bulerías. Pero Luis canta y tira de la manta. Él es el rey de la canción protesta del verano.

    La muchachada popular se defiende con torpes ataques para ocultar las vergüenzas. La estrategia consiste en dar palos de ciego a Bárcenas y al que se ponga por delante. No hay vuelta atrás en ese callejón sin salida donde se hallan las huestes “marianas” con su líder de papel a la cabeza del pelotón y Cospedal, provista de unas cuantas querellas bajo el brazo, dorándole la píldora al jefe.

    Las pobres criaturas lanzan lágrimas de cocodrilo porque Luis “El Traidor” les ha robado, además de robar a los donantes del PP y a todos los españoles. Se desmarcan como si la juerga no fuese con ellos y tratan de esquivar las bombas con maquillaje de santos inocentes. Así que a la carga y a no reconocer las evidencias. Hasta el final y que la Justicia decida “para que se sepa la verdad”.    

    Comprenden el asqueamiento de la sociedad, al que el clan de Rajoy tanto ha contribuido y contribuye, y están dispuestos a que se restaure la honorabilidad del PP. Por eso comparece voluntariamente Mariano. Para dirigirse a la nación y anestesiarla a ser posible. El ocupante de La Moncloa pierde mucho dinero por entregar su vida al “servicio de España y de los demás”, como reconoce el ministro Margallo. Pues que haga las maletas y no se moleste.  

    El Estado de Derecho sin derechos funciona gracias a la encomiable y desinteresada labor ideológica del club genovés de la comedia. No olviden que la recesión ha tocado fondo. De ahí que los ciudadanos estén mucho peor que antes en cualquier aspecto y sin horizontes si este rumbo sigue así y con la corrupción a flor de piel. Rajoy busca acallar a la gente a cambio de algún triste brotecillo gris que pueda ir surgiendo. ¿Moción de censura? ¿Dimisión? ¿Convocatoria de elecciones generales?...   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook