Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 15
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tres veces mala suerte para Lorca

    Han pasado ya casi siete meses desde que se produjeron los terremotos que destrozaron Lorca y mi conclusión de cómo se ha gestionado por parte de todos ha sido que Lorca tuvo mala suerte ese día por tres veces.

    Lorca tuvo mala suerte porque los dos temblores que sufrió produjeron unos daños mucho mayores de los que debían ser normales, pero ante eso no se podía hacer nada salvo minimizar sus consecuencias.

    Pero tuvo mala suerte porque se produjeron en un momento en el que la crisis económica golpeaba con gran virulencia a todos y no dejaba dinero para otras cuestiones que no fueran el saneamiento del sistema financiero a costa de los servicios a los ciudadanos.

    Y tuvo mala suerte porque las administraciones a las que les tocó gestionar la resolución del conflicto se han mostrado ineficaces, insensibles y más preocupadas por pelearse entre ellas que por resolver los problemas de la ciudad.

    Cualquiera que no haya venido por Lorca no es consciente de la situación real de la ciudad. Ya las cámaras de televisión dejaron de ocuparse de la tragedia y sólo vienen a entretener a sus audiencias con cuestiones como que la lotería de navidad se ha agotado porque la gente cree que siempre toca en el lugar en que se produce una desgracia.

    Los políticos y famosos han dejado de venir porque ya no quedan ruinas sobre las que hacer fotos ni gente llorando por la calle. Ya no hay elecciones que ganar.

    Pero la situación real podemos resumirla en estas cuestiones:

    - Más de cien edificios privados han sido derribados en estos meses pero a día de hoy no se ha comenzado a levantar ninguno.

    - El patrimonio cultural está gravemente afectado y se teme que se acabe de caer lo que aún queda en pie con las lluvias del invierno. A día de hoy no hay un plan integral de actuación ya que existen problemas por la propiedad de los edificios, pública, privada o de la iglesia. Unos y otros se pelean y sólo se realizan actuaciones parciales y de mantenimiento sin tener la garantía ni de quién pagará los andamios.

    - Las obras menores en viviendas privadas se encargan a empresas ilegales que no pagan impuestos ni tienen asegurados a sus trabajadores. Todas las administraciones lo saben pero nadie manda inspecciones de trabajo para controlarlo y los sindicatos no hacen nada.

    - Las ayudas del gobierno no llegan por problemas de trámites administrativos, el ayuntamiento no agiliza dichos trámites y la administración central pone todo tipo de trabas para pagarlos.

    - A día de hoy todavía no se han colocado las 300 viviendas prefabricadas que deberían acoger a las familias con mayores necesidades porque han perdido sus casas y no tiene otros recursos de subsistencia. El problema se centra en que se cedan terrenos para colocarlas y se pongan unos y otros de acuerdo.

    - De los seis institutos de la ciudad tres siguen cerrados: dos hay que reconstruirlos completos y un tercero presenta graves daños. Las obras en este tercer centro se han paralizado porque parece ser que la comunidad autónoma no ha pagado las certificaciones de obra a la empresa que se encarga de la rehabilitación del edificio. Este instituto debería haberse abierto a comienzo de curso y la última fecha era para después de navidad, a día de hoy nada de nada. Miles de estudiantes tienen turnos de clase de 3 a 9 de la noche por lo que pasan toda la mañana solos y no pueden ver prácticamente a sus padres que trabajan. Los restantes alumnos deben desplazarse a aulas provisionales que están al otro extremo de la ciudad por sus propios medios ya que no cuentan con transporte público suficiente.

    - La administración regional no ha presupuestado una ayuda concreta para la reconstrucción de la ciudad y ha dejado las partidas "abiertas" para ir incorporando lo que vaya sobrando de otros sitios, ¿alguien se cree que en estos tiempos sobrará dinero para Lorca?

    - La mesa solidaria es el único instrumento que la ciudad tiene para ayudas urgentes a los ciudadanos pero no se puede controlar de ningún modo sus actuaciones ya que el gobierno municipal controla todo lo que se hace sin tener que rendir cuentas más que de lo que considera necesario. Para colme existen actos realizados para "ayudar a Lorca" por todo el territorio que luego no aportan lo recogido a la mesa: nadie hace nada por solucionarlo.

    - Los bancos se quedan con el dinero que reciben los clientes del consorcio para pagar las hipotecas que les deben en lugar de usar ese dinero para la reconstrucción de sus casas. El propio consorcio intenta dar la menor cantidad de dinero posible a todo el que no perita por su cuenta.

    - El comercio languidece con muchos de sus bajos destrozados y sin ayudas para reactivar la actividad comercial. Muchos han cerrado definitivamente porque no pueden seguir pagando luz, agua, teléfono, sueldos etc... mientras siguen sin poder abrir sus puertas.

    - La reconstrucción de la parte pública caerá en manos de grandes empresas venidas de fuera que se llevarán otra vez el trozo más gordo mientras se ahoga la posibilidad de reactivación económica de la ciudad. El gobierno municipal no hace nada por garantizar que esa obras las realicen empresas locales con trabajadores locales.

    Mientras todas estas cosas suceden la oposición de PSOE e IU se dedica a soliviantar a los ciudadanos para que la protesta se lleve a la calle y así hacer oposición fuera, esa que no son capaces de hacer en las instituciones. Pero los gobiernos del PP en ayuntamiento y comunidad autónoma se justifican diciendo siempre que la culpa es de los otros y se pelean con el delegado del gobierno por saber quién ha puesto más en esa ayuda.

    Un supermercado enorme de esta ciudad fue levantado quince días después de producirse los terremotos, un restaurante de comida rápida se ha instalado en Lorca en poco más de un mes pero el cuartel de la guardia civil tardará meses en reconstruirse y los institutos años, las casa ¿quinquenios?

    La ciudad se reconstruye sin un plan integral que intente corregir cuestiones como la falta de espacios verdes de la ciudad. Moles de hormigón aún más grandes que antes sustituirán a las derribadas y seguiremos viviendo una ciudad hecha a la medida de esos especuladores que siguen haciendo su agosto con la burbuja inmobiliaria nueva que se les ofrece.

    Lo dicho, Lorca tuvo muy mala suerte por tres veces y lo más grave es que parece que todo el mundo se ha olvidado de que nuestra ciudad sigue necesitando la ayuda de todos para salir adelante.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook