Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 31
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Reformar la ley electoral es básico

    Inicio una serie de entradas en el blog en las que voy a ir analizando algunos de los principales puntos del programa electoral con el que UPyD se presenta a las próximas elecciones generales. El programa ha sido el resultado de un proceso en el que todos los afiliados hemos tenido la posibilidad de participar presentando enmiendas que se han discutido y se han incorporado cuando mejoraban lo propuesto y no estaban en contra de los principios programáticos aprobados en nuestro primer congreso. El proceso está definido al inicio del documento.

    El resultado es un texto sencillo y directo para facilitar la comprensión a todo el mundo en el que están las propuestas que hemos defendido en el parlamento durante estos cuatro años y forman parte de lo que es la esencia de UPyD.

    El primer punto del programa trata sobre nuestra propuesta de reforma de la ley electoral. Que esté colocado primero responde a la importancia que otorgamos a esa reforma como elemento básico para la regeneración de nuestro sistema democrático. La crisis económica que vivimos en España se ha visto agravada por una crisis institucional y de valores fruto de los fallos de un sistema democrático en el que los dos grandes partidos nacionales han establecido una alternancia bipartidista que ha impedido que otras voces enriquecieran el debate sobre la solución de los problemas. Estas dos grandes formaciones han generado a su alrededor enormes estructuras muy similares en sus comportamientos y en sus modos de actuar y en los que prima la defensa de sus propios intereses frente al concepto de servicio al ciudadano.

    PP y PSOE se benefician de un sistema electoral que en su origen se creo para evitar una parcelación excesiva de partidos en el parlamento que imposibilitara la gobernabilidad y que ha acabado por eliminar los partidos pequeños y dando la llave de la gobernabilidad a los nacionalistas. Se reparten las administraciones por cupos en una alternancia consentida por la complacencia de IU y unos nacionalismos que condicionan su apoyo a la obtención de privilegios para sus territorios a costa de la igualdad con el resto de comunidades.

    La constitución española es muy clara definiendo que todos los españoles deben tener la misma posibilidad de elegir y ser elegidos pero un simple repaso a los resultados electorales de las últimas elecciones demuestra que eso no ocurre con nuestra ley electoral.

     

    Escaños

    Total votos

    %

    Votos/diputado

    PSOE

    169

    11288698

    43,64

    66797

    PP

    154

    10277809

    40,11

    66739

    CiU

    11

    799425

    3,05

    70392

    PNV

    6

    395128

    1,2

    65854

    ERC

    2

    291532

    1,17

    145766

    IU

    2

    969871

    3,8

    484920

    BNG

    2

    212543

    0,82

    106271

    PNC

    2

    174629

    0,65

    87314

    UPyD

    1

    306078

    1,2

    306078

    Na-Bai

    1

    62398

    0,24

    62398

     

    Con estos resultados resulta evidente que los votos no valen igual dependiendo a quién eliges. PP y PSOE necesitan una media casi cinco veces menos votos por cada diputado que UPyD y casi ocho veces menos que IU. Resulta también chocante que PNV obtuviera los mismos votos que UPyD pero tenga seis diputados.

    El sistema actual de distribución de 2 diputados por provincia hace que el PSOE en Soria lograra un diputado con 23.000 votos mientras que el Madrid UPyD logró un diputado con 131.000 votos. Cuanta menos población por provincia más sobrerepresentación y menos posibilidades de alcanzar diputados para los partidos pequeños. Los resultados de PNV y UPyD fueron similares pero los nacionalistas lograron 6 diputados y grupo parlamentario, lo que les permite condicionar la política nacional en defensa de sus intereses particulares que no tienen en cuenta el resto de España puesto que aspiran a la independencia.

    Que la ley electoral es injusta lo saben todos los partidos y el propio gobierno pidió un estudio al consejo de estado que quedó reflejado en un informe en el que proponía una reforma electoral muy parecida a la de UPyD. A pesar de dicho informe favorable encargado por el gobierno tanto PP como PSOE votaron en contra de todas iniciativas que Rosa Díez presentó en varias ocasiones. Como burla final lo único que se estudió fue la modificación de la papeleta del senado, en lo demás PPSOE están a favor de mantener sus privilegios.

    En UPyD proponemos un congreso con 400 diputados que hará más proporcional la cámara. Este número es el límite que propone la constitución y no es un número elevado ya que representa uno de los más reducidos de los parlamentos europeos. El coste de este aumento es pequeño teniendo en cuenta que muchos parlamentos autonómicos presentan una proporción mucho mayor de diputados por número de habitantes. Si queremos recortar diputado son más y más caros los autonómicos.

    200 diputados se elegirían por la circunscripción provincial con un mínimo de uno por provincia (frente a los dos de ahora) y el resto en proporción a los habitantes. Los otros 200 se elegirían en circunscripción única de toda España, como se hace en las europeas. Estas medidas junto con el cambio de la fórmula electoral D'Hondt por otro más proporcional como el Hare, harán que sea más representativo.

    Junto a esto proponemos una reforma electoral que elimine la provincia como circunscripción electoral ya que hoy en día nuestra vertebración real se produce por las comunidades autónomas y no por las provincias, sistema más propio del siglo pasado.

    Se propone un sistema de listas abiertas en el que el votante pueda seleccionar a quién deposita su voto individualmente y no a quien el partido político de turno coloque. Mientras este sistema no es posible lo que proponemos es que las listas estén desbloqueadas, que podamos elegir dentro de una opción a los candidatos que queremos apoyar y no tengamos que aceptar el orden que se impone desde el partido.

    Por último proponemos la eliminación de la traba  que supone a los partidos que se presentan a unas elecciones sin representación parlamentaria conseguir el 0.1% del censo en firmas.

    Junto a esto proponemos una reforma del senado para convertirla en auténtica cámara de representación territorial en el que la mitad de sus miembros la elijamos los ciudadanos directamente y la otra mitad elegida por los parlamentos autonómicos. Esta cámara trataría las cuestiones de competencia autonómica frente al congreso que trataría los temas nacionales comunes a todos. Se trata de hacer que sirva para algo más que para pagar traductores euskera-castellano-catalán.

    La reforma de la ley electoral volverá a ser uno de las condiciones que pongamos a cualquier partido que quiera nuestro apoyo para gobernar. Para obtener ese apoyo deberá comprometerse a reformar una ley injusta que es la base de muchos de los problemas de falta de regeneración democrática que tenemos.

    No queremos seguir dependiendo de votos nacionalistas que condicionan su apoyo mercenario a la obtención de beneficios para sus territorios a costa de romper el principio de igualdad y solidaridad entre todos los españoles. Frente a lo que hace otros nosotros seremos intransigentes en ese punto, eso es lo que nos diferencia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook