Blog 
Lorca desde mi terraza
RSS - Blog de Juan Manuel Cabrera Pareja

El autor

Blog Lorca desde mi terraza - Juan Manuel Cabrera Pareja

Juan Manuel Cabrera Pareja

Profesor de latín y griego en un instituto de enseñanza secundaria, tengo 46 años, casado y con dos hijas. Me gusta el deporte, viajar y estoy presente en las redes sociales como ...

Sobre este blog de Sociedad

Blog de opinión sobre la política en la ciudad de Lorca desde la perspectiva del portavoz de UPyD


Archivo

  • 31
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    PPSOE representan la ilusión de elegir

     A estas alturas todos somos conscientes de que España vive una profunda crisis económica lastrada por una crisis política y de las instituciones que está llevando a los umbrales de la pobreza a una parte muy importante de la población. Esta crisis institucional ha sido creada por unos partidos y sindicatos viejos incapaces de adaptar sus estructuras a los nuevos tiempos y que andan más preocupados por resolver sus propios problemas que los de la sociedad a la que deberían atender.

    La falta de democracia interna, el ascenso de los menos preparados pero más ambiciosos ha llenado nuestras instituciones de gestores prepotentes, avariciosos, ineficaces y corruptos, por mucho que nuestro presidente de gobierno nos haga ver que es algo residual. A cualquier rincón que miremos podremos encontrar que los partidos políticos han colapsado toda la vida pública española repartiendo las cuotas de poder como si de una tarta se tratara aunque esa tarta se financiara con el dinero público, es decir, el de todos los que pagamos impuestos.

    Sabemos que PP y PSOE son dos patas del mismo taburete porque se comportan igual y sólo aspirar a la alternancia. La pantomima de renovación que tendrá el colofón este fin de semana ha dado la espalda una vez más a la sociedad para centrarse en una lucha de personas en lugar de buscar las causas del fracaso de su propuesta y de su alejamiento definitivo con la sociedad para la que un día fueron referencia de cambio. Si miramos al otro lado el panorama no es mucho mejor con un Sr. Rajoy que como mayor mérito para llegar a ser presidente tiene el haber aguando estóicamente golpes a diestro y siniestro de los suyos y de los de enfrente sin inmutarse y sin un simple pestañeo, su valor es haber estado ahí a pesar de todo.

    Las diferencias ideológicas de ambos son mínimas porque defienden políticas similares. Se apoyan en los partidos nacionalistas para parecer más modernos, aunque eso suponga un desmembramiento del estado y garantizar las desigualdades que ellos promueven entre los territorios. Son los verdaderos causantes de un déficit al que colocan como fuente de todos los males sin mirar que ha sido causado por su propia incompetencia y derroche. Aprueban reformas constitucionales para controlarlo pero son incapaces de establecer fijo de gasto en temas como sanidad y educación para garantizar una calidad en el servicio igual para todos e independiente de la comunidad autónoma en que se viva. Han sido los promotores de un sistema de financiación autonómica basado en el concepto de que unas comunidades tienen privilegios históricos, como el cupo vasco, que les permiten tener más recursos en detrimento de las menos "históricas".

    De los nacionalistas y su deriva territorial no voy a comentar mucho porque todos sabemos que el problema no es lo que piden sino lo que se les permite hacer. Buen ejemplo de ello lo tenemos estos días en el caso de Spanair que era aquella empresa en la que los gobiernos autonómicos invirtieron millones de euros públicos sólo porque les apetecía tener una compañía "catalana", aunque esta no fuera rentable. El resto de comunidades han aprendido de ese modelo territorial e insolidario hasta llegar a parcelar los ríos y llenar sus dominios de autopistas vacías, AVEs sin pasajeros o aeropuertos sin aviones.

    Resulta especialmente sangrante esta forma de hacer política en el modo en el que se está llevando el tema del final de la violencia de ETA. Nos hacen ver que lo importante es que unos asesinos hayan decidido dejar de matarnos y nos piden que les demos las gracias y les perdonemos sus crímenes. Lo peor es que encima nos cuentan lo injusta de su situación, nos exigen que seamos tolerantes con ellos y que no hablemos de víctimas y verdugos. Y todo esto lo hacen con el consentimiento unos y de otros. Somos muy pocos los que decimos que la paz no es suficiente y que exigimos un respeto para las víctimas y que los asesinos paguen su culpa. Somos algunos los que clamamos porque nos indigna que estén en las instituciones en representación de todos los españoles esos que no creen en nuestro país y además defienden a los que nos amedrentan con las pistolas.

    Desgraciadamente para nosotros la alternativa a todo esto durante años ha sido izquierda unida, más de lo mismo. La formación de Llamazares y Lara sigue anclada en el pasado con un discurso obsoleto y alejado de la realidad en la que dicen luchar por la "clase trabajadora" pero ellos defienden en manifestación pública a un señor que está siendo juzgado por chorizo y por tomarse la justicia como su propio cortijo mientras miles de trabajadores van a la calle en Spanair sin que nadie les socorra. Ese partido al que hacienda le reclama por no pagar las cotizaciones de sus propios trabajadores. Hablamos de un partido que mientras defiende a los más débiles y a los que son literalmente echados de su casa por no pagar la hipoteca mantiene a sus dirigentes cobrando sueldos millonarios de esas mismas cajas de ahorros que ejecutan los deshaucios. Implicados en escándalos de todo tipo en cuanto tocan el poder y defendiendo privilegios como coches oficiales o pensiones sin pudor alguno.

    De la mano van unos sindicatos preocupados por sus subvenciones, por sus liberados o por cómo negociar despidos para sacar tajada en lugar de sentarse a discutir sobre la necesidad de mejorar nuestro sistema de empleo para crear riqueza y luchar contra el paro. Siguen sin entender que el motor de esa creación está precisamente en millones de pequeños empresarios a los que el sistema de contratación que ellos defienden impide que sobrevivan y generen empleo.

    El nuevo gobierno ha comenzado su andadura haciendo lo mismo que el viejo: mentir y asfixiar aún más a los de siempre. Seguimos sin atajar los problemas verdaderos porque lo que ahora interesa es sacar pasta a toda prisa, por eso suben los impuestos a los que tenemos una nómina, por eso no convocan oposiciones para cubrir los puestos de la administración que hacen falta, por eso no nombran sustitutos para las bajas laborales. Si un compañero se casa y tiene 15 días de permiso, en lugar de mandar a alguien que lo sustituya sale más barato que lo hagamos el resto duplicando trabajo pero reduciendo sueldo. A los que no meterán la tijera será a los aeropuertos, a las embajadas culturales, a las campañas de publicidad institucional, a los coches oficiales o a tantos otros excesos que son los que nos han metido en esto. Una vez más pagamos los de siempre el despilfarro de los mismos.

    Pero esta vez algo sí ha cambiado porque en el parlamento se escucha una nueva voz. UPyD ha comenzado brillantemente su andadura con las primeras intervenciones de sus diputados. Hemos de felicitar públicamente su trabajo todos aquellos que aún creemos que es posible la solución. Ellos están aportando aire fresco y comienzan a ser tenidos en cuenta. El gobierno tiene que escuchar sus propuestas porque son las voces de verdad de los ciudadanos que quieren un cambio real. Como suele decir un amigo actúan como la gota malaya que tortura su actuación poco a poco pero sin pausa. El resultado lo vamos a ver dentro de pocas semanas en Andalucía con Martín de la Herrán.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook